El viaje de Isabel II a Córdoba en septiembre de 1862

Carlos García Merino 23/09/2017
0 3644
carlos 5

La florida sierra de Córdoba, las amenas orillas del Guadalquivir…(…), Córdoba con sus mezclados recuerdos de Séneca y Lucano, de Osio, de Almanzor, de Averrhoes (sic), de Góngora (…), tal es el cuadro que he de trazar para encerrar en él mi crónica (…)”. Así se expresaba Fernando Cos-Gayón en su Crónica del viaje de sus Majestades y Altezas Reales a Andalucía y Murcia en septiembre y octubre de 1862. Escrita de órden de su Majestad la Reina. Un viaje que recaló en nuestra ciudad entre los días 14 y 18 de septiembre del citado año.

En el capítulo dedicado a la visita a Córdoba incluida en el real periplo, ya advertía Cos-Gayón que “Córdoba no es ya la ciudad poderosísima que ofreció en otro tiempo seguro asiento al Califato de Occidente, y fué la rival de Bagdad y de Damasco en lo político, y de la Meca en lo religioso, y la Atenas de Occidente en los siglos medios. No tiene ya, como cuentan las crónicas árabes que tuvo alguna vez, doscientas mil casas, seiscientas mezquitas, cincuenta hospitales, ochocientas escuelas públicas y novecientos baños; y su caserío, notablemente amenguador, es mucho mayor de lo que necesitaría su población, relativamente exigua, que cruza por sus calles desiertas como las aguas del estío corren por entre las arenas del arroyo que fué en invierno río caudaloso“. La llegada de su majestad  motivó que se levantaran arcos y obeliscos por todas partes, en calles plazas y paseos; se blanquearon las casas; “acabado de rotular todas las calles; compuesto los caminos; empedrado la mayor parte de la vía pública dentro de la población; aumentando los medios de riego y demás recursos de la policía urbana“.

carlos 2

El programa que la ciudad había preparado a Isabel II estaba compuesto de funciones religiosas y cívicas, feria, velada, coronas poéticas, visitas a edificios públicos y “á las célebres ermitas“, así como toros, fuegos artificiales y “regalos espléndidos“. Se alojó la real comitiva,  compuesta por los monarcas Isabel y Francisco de Asís, la Infanta Isabel y Alfonso, Príncipe de Asturias, en el Palacio Episcopal, a tiro de piedra de la Catedral para así poder la reina cumplir con  su misa diaria. Les acompañaba una nutrida corte, entre los que se encontraba el Marqués de la Vega de Armijo, entonces ministro de Fomento. La Diputación Provincial dispuso que se distribuyesen entre los pobres “doce mil libras de pan; y que se repartiera una comida extraordinaria á los establecimientos de beneficencia durante los días que SS.MM. permaneciesen en Córdoba

carlos 4

Una muchedumbre (estimada en cerca de 60.000 personas) vitoreó a Isabel II, marido y retoños, vestidos éstos últimos con “los trajes de andaluces que les había regalado la ciudad de Andújar” a su entrada en la ciudad. Desde la Choza del Cojo, lugar en el que habían acampado la víspera se dirigieron, bajo el sonido de las campanas y las salvas de honor, hacia Puerta Nueva, a partir de ese momento Puerta de Isabel II, según el autor, donde se había erigido un arco triunfal con motivo de su visita.  Según Cos-Gayón, sobre dicha puerta se leían los siguientes versos:  Esta es, Isabel, la puerta/ que encontró Francia cerrada/ más hoy de gozo inundada/ la tiene hoy Córdoba abierta/ a su Reina idolatrada.

carlos 1

Tras atravesar Puerta Nueva, la calle del Poyo, la plaza de la Almagra, la plaza de la Constitución, la Espartería, Librería, calle de San Fernando, Cruz del Rastro, carrera del Puente, calle del Mesón del Sol y Grada redonda hasta la puerta del Perdón de la Catedral, en donde la esperaban “el obispo de la diócesis con el acompañamiento correspondiente para recibirla con las ceremonias  debidas al Augusto Patrono de la Iglesia de España“. Una vez dentro del templo no cesaron las aclamaciones de la multitud. “Pareció por un momento que vacilaba el pueblo entre la necesidad de dar espansión á su entusiasmo monárquico, y el respeto debido al lugar sagrado que en aquella ocasión ostentaba sus más ricos adornos: pero la vacilación fué momentánea, y las ruidosas aclamaciones no cesaron de resonar dentro de la vasta extensión que ocupan las naves de la que fué mezquita musulmana“.

carlos 3

Tras varios días de apretada agenda, con visitas a todos los muchos hospitales de la ciudad, corrida de toros con Bocanegra en el cartel, veladas campestres y contubernio con la nobleza local, la comitiva encabezada por la reina Isabel dirigió sus pasos a Sevilla. Por cierto, Córdoba no debía traerle muy buenos recuerdos a Su Majestad, ya que en la crucial Batalla de Alcolea, el 28 de septiembre de 1868, se produjo la victoria de los sublevados en la revolución denominada La Gloriosa,  que provocó su derrocamiento y posterior exilio en Francia. Y curiosamente, el cronista de su viaje por tierras andaluzas se convertiría, con el paso de los años, en ministro durante el reinado de su hijo Alfonso XII y durante la regencia de María Cristina.

Guardar

Te puede interesar

Te puede interesar

Carrusel Sociedad, Destacados sociedad, Sociedad
0 shares15 views

Reconocimiento a 219 profesionales del Reina Sofía que empiezan su jubilación

Rocío Puebla - 14/12/2018

El Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba ha reconocido este viernes el trabajo y la dedicación de los 219 profesionales que este año…

Carrusel Sociedad, Destacados sociedad, Sociedad
0 shares18 views

Los museos de la Junta se abren a la Navidad

Rocío Puebla - 14/12/2018

El delegado de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta en Córdoba, Francisco Alcalde, ha presentado el programa de actividades culturales para celebrar…

Carrusel Sociedad, Destacados sociedad, Sociedad
0 shares13 views

José Manuel Soto dará el concierto solidario de Navidad en la Mezquita Catedral

Rocío Puebla - 14/12/2018

Durante la presentación de la Campaña de Navidad de Cáritas Diocesana, su director, Salvador Ruiz ha informado de los datos más relevantes del…

Otras noticias de la categoría