Urbanismo espera lograr un acuerdo ante la paralización de una obra

Afecta a unos 50 pequeños y medianos empresarios y unos 400 trabajadores por una deuda superior a los cuatro millones de euros

El presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) de Córdoba, Salvador Fuentes (PP), espera lograr un acuerdo con la entidad Caixabank ante la paralización de la construcción de un bloque de 166 viviendas en la zona de Poniente Sur, que afecta a unos 50 pequeños y medianos empresarios y unos 400 trabajadores por una deuda superior a los cuatro millones de euros, cantidad pendiente de cobro tras entrar en concurso de acreedores la constructora Byco, adjudicataria de la promoción de Servihabitat.

En declaraciones a los periodistas, junto al secretario general de UGT-FICA Córdoba, Pedro Téllez, y representantes de las empresas y empleados afectados, Fuentes ha defendido “el compromiso del Ayuntamiento con este problema gordo de ciudad”, que, a su juicio, “se puede resolver si hay voluntad de todos los implicados, porque hay muchos trabajadores y familias afectadas”.

Igualmente, ha apuntado que van a “vigilar que las reglas se cumplan” y va a llamar a Caixabank “porque es un gran entidad financiera, convive con Córdoba, es parte de la ciudad y tiene que involucrarse”, ha dicho, para remarcar que se va a “implicar hasta donde pueda” y destacar que los afectados hayan ido a Urbanismo en vez de manifestarse. También, ha recordado la situación del edificio de la Torre del Agua.

Por su parte, Pedro Téllez ha aseverado que “desde primera hora” UGT ha apoyado a los pequeños y medianos empresarios y los empleados afectados en “este grave problema”, al tiempo que ha avisado de “especulación y fraude que puede haber” al llegar “una tercera empresa a terminar el trabajo a la baja, a costa de salarios y no cumplir con la prevención de riesgos laborales”, entre otros aspectos con “peor calidad”.

En este sentido, el sindicalista ha informado de que se dirigieron a la Inspección de Trabajo, “porque tememos que muchos de los empleados de ahora no cumplen ni con altas, ni con la formación”.

A su juicio, “la promotora Servihabitat tiene en su mano salir de un conflicto que se puede negociar”, algo que se ha trasladado a la Gerencia de Urbanismo desde los afectados y UGT. También, espera que “se garantice que los compradores y futuros dueños de los pisos tengan las suficientes garantías ante las condiciones de contrato que firmaron en su día”.

LOS AFECTADOS

Mientras, el portavoz de los empresarios, Pablo Caballero, ha lamentado que “se ven afectados por esta promoción de viviendas, que pertenece al grupo Caixabank, y a través del contratista hemos realizado todos los trabajos”, si bien “a principios de noviembre, la constructora daba indicios de demora en pagos”, con lo cual “se ralentizó un poco el trabajo”, aunque “la propiedad pidió que se hiciera un último esfuerzo y terminar la obra en febrero”.

Según ha expuesto, les dijeron que “estaba Caixabank detrás y no iba a haber problemas de pagos”, de manera que “en diciembre y enero nos volcamos, porque en febrero tendrían el certificado de final de obra”, pero “nos tenían engañados” ante la entrada en concurso de acreedores, a lo que ha añadido que “Urbanismo no dio el fin de obra, porque vieron indicios de que había cosas por terminar” en el proyecto con viviendas con un coste de unos 220.000 euros.

Al respecto, ha comentado que “justo a los dos días de no recibir el fin de obra la paran y se traslada que van a intentar resolverlo y llevar a buen fin los cobros”, aunque ha precisado que “a los dos días de decretarse el estado de alarma trasladan que ya hay un administrador concursal y hay que atenerse a ello”, por lo que “se cierran todas las puertas y la esperanza puesta en Caixabank”.

Además, el portavoz ha advertido de que “se ha contratado a una empresa, que no se sabe de dónde viene, para que termine los trabajos”, algo que no entienden los empresarios y empleados. Han avisado que son cerca de 500 familias las afectadas, motivo por el que apelan a “la buena fe de Caixabank”, porque consideran que “con poco esfuerzo se puede solucionar”, a tal efecto “con el apoyo de Urbanismo”.