17.000 personas reciben ayuda en dos meses a través de Cruz Roja

Un tercio de todos esos ciudadanos son personas que nunca antes habían tenido que recurrir a la ayuda de la organización, algo similar a lo que ocurrió en la crisis de 2008.

Alrededor de 17.000 personas han recibido en los últimos dos meses en Córdoba la atención de Cruz Roja. A través de algunas de las múltiples acciones contempladas en su plan ‘Cruz Roja Responde’, de reacción frente a las consecuencias socioeconómicas que acarrea la crisis sanitaria del coronavirus Covid-19.

Tan es así, según ha informado Cruz Roja Córdoba, que aproximadamente un tercio de todos esos 17.000 ciudadanos a los que ha atendido la organización humanitaria “son personas que nunca antes habían tenido que recurrir” a la ayuda de Cruz Roja. Lo cual es “algo similar a lo que ocurrió en la crisis de 2008”.

La consecuencia en estos momentos es que, desde mediados del pasado mes de marzo, cuando se puso en marcha el plan ‘Cruz Roja Responde’, la institución humanitaria ha llevado a cabo más de 20.000 intervenciones en la provincia, que van desde cubrir necesidades básicas hasta aspectos que resultan también esenciales, como la formación de la sociedad y de su voluntariado en medidas de protección.

También se han realizado acciones de colaboración con los poderes públicos en aspectos sanitarios, o de apoyo psicosocial a quienes se están viendo de alguna manera afectados. Sin olvidar acciones de refuerzo escolar para la infancia o de orientación laboral.

En este sentido, la presidenta de Cruz Roja en Córdoba, Cándida Ruiz, ha señalado que se trata de “una situación sin precedentes, donde el sufrimiento, la necesidad y el desconsuelo se impregnan de una profunda soledad”. Mientras que “la humanidad, compromiso y respuesta” del voluntariado de la organización humanitaria “son caricia y esperanza”.

Cándida Ruiz ha opinado que, por ello, “ha de ponerse en valor hoy más que nunca la generosidad” de las algo más de 850 personas que han colaborado como voluntarias de Cruz Roja en la provincia de Córdoba desde que se decretara el estado de alarma, “para hacer frente a los efectos sanitarios y socioeconómicos del coronavirus”.