8M en Córdoba: Ejemplo sociales que han roto barreras

Una jugadora del Adesal de balonmano, una sargento del Ejército de Tierra, una conductora de autobuses urbanos en Aucorsa, y una investigadora de la UCO comparten en Ahora Córdoba su ejemplo diario para contribuir a una igualdad real

ARVE Error: No attachment with that ID

Frida Kahlo, Chanel, Madonna, Rosa Parks. Mujeres feministas importantes y conocidas que mejoraron la sociedad en sus correspondientes ámbitos. Una labor, la de contribuir hacia una sociedad más igualitaria, a la que también contribuyen en su día a día personas como Isabel, Verónica, María del Carmen, o Ángela. Tienen nombres comunes pero sus rostros no lo son tanto. Aunque en Córdoba se celebre, como en miles de ciudades, el 8M. El Día internacional de la Mujer.

Ángela Ruiz es la capitana del Club Balonmano Adesal, equipo que milita en la segunda categoría del balonmano español, un deporte en el que “aunque hayamos avanzado, no se considera todavía igual que al masculino”. De ahí que “debemos de seguir rompiendo esa barrera aunque poco a poco lo conseguiremos”, asegura en una entrevista concedida a Ahora Córdoba.

Ángela Ruiz
Ángela Ruiz, jugadora del Club Balonmano Adesal.

El balonmano. Una pasión. Una vía con la que Ángela puede evadirse de sus problemas. A día de hoy, quiere seguir disfrutando al máximo de una disciplina deportiva dinámica, de contacto, y de máximas emociones.

Sargento Cuevas: “No me he sentido apartada del Ejército por ser mujer”

Sensaciones a las que se suma el orgullo. El que comparte con la sargento Cuevas. Desde muy pequeña fue acumulando razones para entrar en el Ejército español. Es militar, un oficio que actualmente desempeña en la Brigada Guzmán el Bueno X de Cerro Muriano. Sirve a España de un modo ejemplar. Algo que le gustaría, junto al compañerismo y la lealtad, que se recuperará como gran valor entre la ciudadanía. Más si cabe en Córdoba coincidiendo con el 8M.

La sargento Verónica Cuevas desempeña su función en la Brigada Guzmán el Bueno X de Cerro Muriano. | P. MANSILLA

Y es que, tal y como confiesa esta joven manchega que se siente una cordobesa más tras emigrar desde una pequeña aldea de Almodóvar del Campo (Ciudad Real), “hace doce años que entré en el Ejército y siempre me he sentido integrada”. Se explica hasta que de su boca sale un contundente mensaje. “Nunca me he sentido apartada por el hecho de ser mujer”, afirma Cuevas. Aunque, reconoce que siempre hay camino por recorrer.

Pide a futuras compañeras que, sobre todo, no tengan miedo y eliminen todos los prejuicios que tengan.

Isabel Ortega y la magia de la positividad

Estereotipos que existen en el sector del transporte. Ese donde Isabel Ortega ejerce su profesión sintiéndose feliz, empoderada, y valorada por compañeros de trabajo y viajeros que la animan a seguir demostrando que hay estereotipos que no sirven para nada.

Isabel Ortega, desde uno de los buses de Aucorsa, resalta este 8M en Córdoba el papel de la mujer. | P. MANSILLA

Más sentido tiene, dice una radiante Isabel antes de enseñarnos cómo es el habitáculo donde realiza sus trayectos a diario en los autobuses de la empresa pública de transportes Aucorsa, “transmitir un ejemplo positivo en nuestro trabajo”. Aunque añade, si habla de las mujeres, que “les hace falta ese pasito de por qué no puedo yo”. El ‘clic’ para que se rompan barreras que incluso “nos autoimponemos”. La visibilización está presente en todos los campos profesionales. Lo cual puede marcar “un punto de inflexión”, señala después de ocho años de experiencia en la empresa. A la que entró en un deseo acérrimo de reciclarse tras años dedicada al sector administrativo en la pequeña empresa.

Mª del Carmen del Campillo: “Me sentía valiosa y poderosa”

Porque en los últimos años, pese al trabajo pendiente por desarrollar, ha habido avances en torno a la mujer. El impulso que proporcionan las actividades en torno a jornadas como la del 8 de marzo o el Día de la Niña en la Ciencia ayudan a las nuevas generaciones de estudiantes a acercarse al ámbito de la universidad. Aunque en este caso a ingenierías o a la investigación.

8m en Córdoba
Mª del Carmen del Campillo, investigadora y docente en la Universidad de Córdoba, cuenta su experiencia coincidiendo con el 8M. | P. MANSILLA

María del Carmen del Campillo encontró en la labor profesional de su padre, la ganadería, un reclamo para ayudar al sector. En una amable y cercana conversación, hizo memoria y recordó que antes de acabar el Bachillerato, sabía que le gustaban las ciencias puras. “Aunque fuera una utopía, me sentía valiosa y poderosa porque podía aportar soluciones y resolver problemas”, y de ahí a estudiar una ingeniería agrónoma que la ha llevado, a base de experiencia, diversión, y gusto por la docencia, a ser investigadora en la UCO.

Cuatro historias y cuatro formas de pensar comunes e inspiradoras que casi como el eco, deben resonar en nuestros oídos sin que nos olvidemos de que cada gesto cuenta para acercarnos a la igualdad real.