Acepta una multa de 900€ la mujer acusada de abortar con 21 semanas

La calificación del Ministerio Público afirma que tomó de manera “voluntaria” seis comprimidos de un medicamento que “no le había sido prescrito, a sabiendas de su efecto abortivo”

La mujer acusada de un delito de aborto estando embarazada de 21 semanas ha aceptado este viernes en el juicio del Juzgado de lo Penal número 2 de Córdoba una pena de multa de 900 euros, tras reconocer los hechos.

Al respecto, la Fiscalía había pedido para ella inicialmente una pena de 4.800 euros de multa. Según recoge la calificación del Ministerio Público, la procesada, mayor de edad, “con ánimo de provocar la muerte del feto”, en noviembre de 2016 supuestamente tomó de manera “voluntaria” seis comprimidos de un medicamento que “no le había sido prescrito, a sabiendas de su efecto abortivo”.

De este modo, provocó que sobre las 13,00 horas de 27 de noviembre del citado año, un día después de tomar los comprimidos, se produjera la expulsión del feto, que pesaba 540 gramos, con latido cardíaco que “cesó al instante tras la expulsión”, según expone la Fiscalía, que considera que los hechos son constitutivos de un delito de aborto.