Adelante alerta de que la familia real de Bahrein utiliza la compra del Córdoba CF como lavado de imagen

“Es importante que los cordobeses sepan quiénes son las personas que están detrás de un club y un deporte con tanto arraigo tiene en la ciudad”

La parlamentaria andaluza por Córdoba de Adelante Andalucía Luzmarina Dorado ha alertado este viernes de que, según ha sabido por ‘Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain’ (Adhrb), “la familia real de Bahrein, al frente del fondo de inversión Infinity Capital WLL, que adquirió la unidad productiva del Córdoba Club de Fútbol SAD el pasado 5 de diciembre, pretende utilizar la compra del equipo de fútbol para reforzar su imagen pública y blanquear violaciones de los derechos humanos en su país”.

Así, según ha informado Dorado, “tal y como vienen denunciando organizaciones internacionales como Human Rights Watch, Amnistía Internacional o la propia Adhrb, la familia real bahreiní es considerada responsable de la represión y persecución arbitraria que, desde la Primavera Árabe y las protestas prodemocráticas de 2011, se ha llevado a cabo en Bahrein contra activistas, opositores pacíficos al régimen y defensores de los derechos humanos, por haber ejercido su libertad de expresión, denunciado torturas o haber participado en las protestas contra el Gobierno”.

En este contexto, Dorado ha explicado que la adquisición del Córdoba CF “viene marcada por la participación, tanto el príncipe heredero, Salman bin Hamad bin Isa Al-Khalifa, que controla Infinity y es considerado el cerebro financiero de la operación, como por su hermano menor, Sheikh Nasser bin Hamad Al-Khalifa, una de las personas que más se ha involucrado en el proceso de compra y contra quien existen serias acusaciones por haber perseguido, amenazado públicamente en televisión y torturado personalmente a atletas opositores al régimen, motivo por el que le retiraron la inmunidad diplomática en Reino Unido”.

Por eso, Dorado ha recalcado que “es importante que los cordobeses sepan quiénes son las personas que están detrás de un club y un deporte con tanto arraigo tiene en la ciudad. No es la primera vez que la familia real de Bahréin utiliza el deporte como herramienta para proyectar una imagen de occidentalización, y ahí están, por ejemplo, los casos de la Fórmula 1 o del club de ciclismo Bahrain McLaren, propiedad del príncipe Nasser”.

Además, según ha subrayado Dorado, “tanto el actual presidente del Córdoba CF, Abdullah Al Zain, como el vicepresidente, Mohammed Hassan Al-Nusuf, son personas muy cercanas al círculo de Nasser. Tanto es así que el propio Al-Nusuf, secretario general del Comité Olímpico de Bahréin, ya trabajó mano a mano con el príncipe durante los años en los que éste presidía el citado comité”.

En este sentido, la parlamentaria entiende que “no podemos permitir que la ciudad de Córdoba y el equipo de fútbol que la representa y lleva su nombre, esté en manos de gente que pretende utilizarlos para blanquear un régimen que viola los derechos humanos” y, por ello, ha anunciado que, tras recibir la información directamente desde diversos organismos de defensa de los derechos humanos, llevará la cuestión al Parlamento andaluz, para tratar los hechos.

“El Gobierno andaluz –ha proseguido– no puede ser testigo mudo de lo que ocurre en su territorio, debe posicionarse, valorar y hablar con voz propia acerca de una operación económica que ha tenido lugar dentro de sus fronteras, a costa del blanqueamiento de un régimen político que atenta sistemáticamente contra los derechos de las personas”.