Advierten sobre el envenenamiento de gatos cerca de la Asomadilla

El Arca de Noé ha denunciado públicamente el envenenamiento de gatos que se está produciendo cerca del Parque de la Asomadilla.

Uno de los felinos envenedado, la gata Mushi, en una imagen de archivo.

La Asociación Protectora de Animales El Arca de Noé de Córdoba ha denunciado públicamente este martes el envenenamiento de gatos, domésticos y callejeros, que se está produciendo cerca del Parque de la Asomadilla, a lo que se añade “la escasa respuesta que existe por parte de la Policía Local cuando se le requiere para asuntos relacionados con animales”.

En este caso, según informa la protectora en un comunicado, “es la propietaria de una gatita, Mushi, envenenada en la vía pública, la que se ha encontrado sin ninguna respuesta o actuación por parte, tanto de la Policía Local (Línea Verde), como de la Policía Nacional”.

Esta ciudadana, según el relato de El Arca de Noé, “ha interpuesto una denuncia por la muy posible existencia de veneno en la vía pública, cerca del Parque de la Asomadilla. Motivo por el cual han muerto varios gatos, entre ellos su propia gata”.

Un acto delictivo no castigado

También se ha dado parte de estos hechos a la empresa municipal Saneamientos de Córdoba (Sadeco), “pero, una semana más tarde, ninguno de ninguno de estos tres organismos ha ido a cerciorarse de si se está colocando veneno en la vía pública. Por consiguiente, nadie lo ha retirado. Por tanto, si fuera cierto que alguien está colocando veneno, no solo los gatos y perros siguen corriendo peligro, sino cualquier ciudadano, en especial los niños”.

Se trata de “un riesgo que todos corremos por culpa de la demencia de algunos, la inoperancia de otros y la irresponsabilidad habitual de quien tiene que protegernos. Así es normal que el hecho de dejar veneno en la vía pública se repita incesantemente en nuestras calles y parques. Convirtiéndose en un acto delictivo completamente libre de ser investigado, perseguido y mucho menos castigado”.