El alcalde de Montilla será nuevo vicepresidente de la Asociación Española de Ciudades del Vino

Rafael Llamas, alcalde de Montilla, se convierte en el vicepresidente primero tras una votación en la que ha ganado la candidatura de Alcázar de San Juan (Ciudad Real)

alcalde Montilla

El alcalde de Montilla, Rafael Llamas, será el nuevo vicepresidente de la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) para el periodo de 2019-2023. Se ha decidido tras la celebración de su asamblea general. La cual ha contado con la asistencia del teniente de alcalde de Desarrollo Local del Consistorio montillano, Manuel Carmona.

Según ha indicado el Ayuntamiento de Montilla en una nota, en dicha asamblea ha salido vencedora la propuesta encabezada por el Ayuntamiento de Alcázar de San Juan (Ciudad Real) para la presidencia. En el caso de Montilla se ha hecho con la vicepresidencia primera.

Carmona será, a su vez, representante del municipio cordobés en la asociación. Ésta representa a 86 ciudades de toda España y cuenta con la colaboración de otras tantas entidades y asociaciones colaboradoras.

La nueva junta directiva y Acevin

La nueva junta directiva de Acevin estará formada por los siguientes consistorios y sus alcaldes: Cariñena (Zaragoza) asumirá la vicepresidencia segunda; La Palma del Condado (Huelva) vicepresidencia tercera; Almendralejo (Badajoz) se encargará de la secretaría; Jumilla (Murcia) de la tesorería, y como vocales estarán los primeros ediles de Aranda de Duero (Burgos), Colmenar de Oreja (Madrid), Haro (La Rioja) y Sant Sadurni D’Anoia (Barcelona).

La Asociación Española de Ciudades del Vino reúne ciudades que tienen como denominador común el predominio de la industria vitivinícola en su economía. En este sentido, el objetivo es el de promover y colaborar en las acciones concretas que tengan por finalidad el desarrollo y la diversificación económica de sus comunidades.

Las Ciudades del Vino integradas en Acevin, conscientes de esta unidad por características y problemáticas similares, se proponen agrupar intereses y esfuerzos. Su finalidad es la de disponer de un espacio e instrumentos de reflexión y de análisis estratégico. Con tal de que ayuden a tomar decisiones y realizar propuestas para la potenciación de la agroindustria, la planificación urbanística, la cultura y turismo vitivinícola, el patrimonio industrial o la creación de instrumentos de promoción local y de diversificación de la actividad económica.