Reina Sofía reconocida por un estudio sobre alergia a las avispas

El trabajo se centra en la identificación del tipo de avispa (Vespula o Polistes) según las costumbres alimentarias de la zona donde se produce la picadura

Un estudio sobre alergia a himenópteros en el que participa el Hospital Reina Sofía de Córdoba obtiene un reconocimiento europeo. El trabajo ha recibido el premio a la mejor comunicación en formato póster en la última reunión sobre alergia a veneno de himenópteros y mastocitosis. Reunión organizada por la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica celebrada en Groningen (Países Bajos).

Entre los autores del estudio figura la alergóloga del complejo sanitario cordobés Berta Ruiz León. El estudio ha sido coordinado por Arantza Vega Castro, del Hospital de Guadalajara. También han participado otros alergólogos que forman parte del Comité de Alergia a Himenópteros de la Sociedad Española de Alergia e Inmunología Clínica (Seaic). Francisco Carballada, del Hospital Lucus Augusti de Lugo, Leopoldo Castro del IES ‘Vega del Turia’ de Teruel y Teresa Alfaya, del Hospital General de Ciudad Real.

El trabajo se centra en la identificación del tipo de avispa (Vespula o Polistes) según las costumbres alimentarias de la zona donde se produce la picadura. Este conocimiento “ayuda al diagnóstico de algunos pacientes que sufren una reacción alérgica al veneno de estos insectos sin necesidad de recurrir a pruebas más complejas y costosas”. Así lo ha explicado la alergóloga del Hospital Reina Sofía que ha participado en esta investigación.

Hábitos de alimentación de los insectos

En el estudio se ha analizado un centenar de imágenes correspondientes a 50 insectos que alergólogos de diferentes puntos del país habían remitido al entomólogo experto Leopoldo Castro. La conclusión principal que aporta el póster es que la avispa del género Vespula suele picar en entornos donde predominan carnes, pescados y mariscos. La avispa conocida como Polistes se relaciona con ambientes en los que abundan alimentos carbohidratos (bebidas alcohólicas o frutas).

“Los diferentes hábitos de alimentación de esos insectos nos pueden permitir identificar mejor la familia a la que pertenece el insecto picador y así facilitar el diagnóstico de estos pacientes alérgicos”, ha aclarado la alergóloga del Hospital Reina Sofía.

Por ello, “el entorno en el que se produce la picadura puede arrojar luz sobre el insecto causante de la reacción alérgica, teniendo en cuenta que el comportamiento de las avispas Vespula y Polistes difiere en cuanto a sus costumbres y fuentes de alimentación”, ha concluido Berta Ruiz.