Suspendido, por ahora, el desahucio en Córdoba de una pareja con dos hijos menores

La situación de vulnerabilidad en la que se encuentra la familia, con dos menores de 5 y 11 años y sin salida habitacional, parece haber frenado, por ahora, un nuevo desahucio en Córdoba

La situación de vulnerabilidad en la que se encuentra la familia, con dos menores de 5 y 11 años y sin salida habitacional, parece haber frenado, por ahora, un nuevo desahucio en Córdoba

Mañana de tensión, nervios y, sobre todo, incertidumbre en el número 2 de la calle Utrera en el barrio del Sector Sur a causa de un nuevo desahucio en Córdoba. Allí viven, de momento, Francisco Javier y Marina. Una joven pareja a la que, con dos hijos de 5 y 11 años, se les había notificado su desahucio para esta mañana. Sin embargo, y pese a que ambos han sacado gran parte de sus enseres personales de la vivienda, el lanzamiento no se ha producido.

Ambos viven mediante un alquiler social – de 64 euros mensuales –  en un piso que, actualmente, es propiedad del fondo inmobiliario Building Center de La Caixa. Tras pasados problemas de impagos, debido a la precaria situación de la pareja, el propietario decidió su desahucio. Actualmente, y pese a que se encuentran al corriente de pago, se Building Center no atiende a razones y se muestra decidido a expulsarlos.

Pese a la tensión, no ha habido lanzamiento

Durante toda la mañana, tanto Marina como Fco. Javier han esperado con una mezcla de miedo y nervios la llegada de la comisión judicial, prevista para las 11.30 horas. Ante esto, ambos han pasado las horas previas sacando sus cosas de casa. Desde la televisión hasta una bicicleta de juguete, todo se amontonaba en el pasillo del edificio junto con múltiples bolsas de ropa. Mientras tanto, y por suerte, sus dos hijos, de 5 y 11 años, pasaban la mañana en el cole, ajenos al dramático episodio. Sin embargo, “mi mayor se está enterando de muchas cosas y el chico… también se ha olido que estábamos recogiendo las cosas esta mañana”, lamenta Marina. Finalmente, y pese a la tensa espera, nadie ha acabado por personarse allí por lo que, por el momento, el lanzamiento se verá aplazado dada la situación de vulnerabilidad de la familia.

Junto a la pareja han permanecido durante toda la mañana la portavoz de Podemos en el Ayuntamiento, Cristina Pedrajas, así como el concejal Juan Alcántara. En su atención a este medio junto con los afectados, Pedrajas ha lamentado que se trate de “un desahucio de una pareja con dos menores que no tiene salida habitacional ninguna”. Algo que “no debería ser legal” por lo que recomienda al gobierno central “regular la normativa urgentemente”. Más de 5.000 desahucios desde 2003, ha recordado, a los que se avecina “algo muy duro” en referencia al fin de la moratoria antidesahucios.

desahucio cordoba
Francisco Javier y Marina, junto con sus pertenencias | RAFA ALCAIDE

La historia de un desahucio injusto

Según explica Fco. Javier, ambos son de Las Palmeras. Sin embargo, hace cuatro años, y tras “luchar por una vivienda digna para mis dos hijos y salir de un barrio conflictivo”, se mudaron al Sector Sur mediante un alquiler social. En concreto, a una vivienda en la calle Utrera, donde pagan 64 euros mensuales y de donde ahora los quieren echar.

Una vez allí, y pese a la baja cuota, ya tuvieron que enfrentarse a un conato de desahucio. “Tuvimos una racha mala, como todo el mundo, y nos vino un desahucio”, apunta. Un primer lanzamiento que, sin embargo, se pagó gracias a un crédito.  Pese a ello, y a que “a día de hoy no debemos nada”, el propietario del piso, Building Center, “se niega a renovarnos el alquiler”.

Una situación ante la que ambos han recurrido a todos los organismos posibles. Entre ellos, la Oficina de la Vivienda, Vimcorsa, Servicios Sociales o la Asociación Nacional de Familias Necesitadas (Anfane). Sin embargo, “ni por parte del ayuntamiento ni por parte de ninguna asociación” se les ha ofrecido, explica, “ningún piso para pasar unos días en lo que me busco algo”. Lo más parecido lo ofreció Vincorsa y era “que nos fuésemos a un albergue si no teníamos a nadie que nos acogiera” destaca Marina.

Ahora, el propio Fco. Javier lamenta que, si nadie lo remedia, este lanzamiento va a separar a su familia. “Ella se iría a casa de sus padres y yo a la  de mi madre, y eso es romper una familia porque ya no podría dormir con mi mujer ni estar con ellos todos los días”, declara.

Por ello, piden un trato. En primer lugar, y dado que aseguran haber pagado febrero, “que nos dejen hasta últimos de febrero para buscarnos algo y recoger bien las cosas”. Sin embargo, su predisposición es la de quedarse en su actual vivienda. Así, plantean llegar a algún acuerdo para renovar el contrato de alquiler o firmar uno nuevo aunque eso suponga que este suba hasta los 350 euros. Propuestas a las que, por ahora, Building Center no ha respondido al seguir convencidos en su idea de echar a esta familia de su actual hogar.

desahucio en Córdoba
Francisco Javier y Marina, junto con sus pertenencias | RAFA ALCAIDE