Artistas Visuales de Andalucía piden la dimisión de la presidenta de la Fundación Botí

La Unión de Artistas Visuales de Andalucía (UAVA) ha pedido este jueves “la dimisión o, en su caso, el cese”, de la presidenta de la Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí, Marisa Ruz (IU), “ante la evolución de unos acontecimientos que han desembocado en el cese del hasta ahora gerente” de la Fundación Botí, Juan Antonio Bernier, “y en la dimisión de un miembro de su consejo rector y de cinco miembros de su comisión técnica”.

UAVA pide la dimisión de Marisa Ruz

En un comunicado, la UAVA, a raíz de estos hechos “y atendiendo al malestar creado en gran parte de la comunidad artística”, pide la dimisión o cese de Ruz, “como responsable última de la situación provocada en el seno” de la Fundación Botí, que depende de la Diputación de Córdoba.
En opinión de la UAVA, “esta situación de deterioro de la institución no es sino el resultado de la gestión personalista y presidencialista que ha llevado a cabo en estos cuatro años la responsable política de la fundación”, la también vicepresidenta tercera y delegada de Cultura de la Diputación, Marisa Ruz.
En este sentido, la UAVA ha recordado que ya renunció, en su momento, “al puesto que ocupaba como miembro de la comisión técnica” de la Fundación Botí, “en desacuerdo con el proceso de selección del gerente, auspiciado por Marisa Ruz, al considerar que el perfil elegido no coincidía con lo exigido en las bases de la convocatoria”.
“Los hechos, lamentablemente, atestiguan que en esa decisión primaron más los intereses políticos que los estrictamente profesionales y sus consecuencias han sido un lastre en el correcto funcionamiento de la fundación”, según ha señalado la UAVA.
Además, “durante estos cuatro años, la gestión de Marisa Ruz” al frente de la Fundación Botí “ha estado caracterizada por la asunción de un rol” que, a juicio de la UAVA, “extralimita a todas luces su cometido como presidenta de la institución”, por “la continua toma de decisiones de contenido artístico, arbitrarias y ejercidas desde el dirigismo más presidencialista y sin contar con los órganos de la institución, ha provocado las denuncias de los profesionales que han tenido que colaborar con la Fundación Botí durante este tiempo”.
Por todo ello, “y atendiendo al malestar creado en gran parte de la comunidad artística, solicitamos la dimisión o, en su caso, el cese de su presidenta, Marisa Ruz, como responsable última de la situación provocada en el seno de la institución provincial”.
Además, “en aras de lograr una institución sólida e independiente de criterios políticos”, la UAVA insta “a los diversos grupos que conforman la Diputación de Córdoba a establecer un mesa de trabajo integrada por profesionales del sector y representantes de las distintas formaciones políticas, que se ocupe de la redacción de unos nuevos estatutos de la Fundación que aseguren un gobierno de la institución plural, participativo, transparente y al servicio de la cultura”.