El Guadalmellato, pionero andaluz en mecanismos para evitar atropellos de linces

Se instalará en la comarca del Guadalmellato de Córdoba un dispositivo que trate de reducir el atropello de linces en carreteras andaluzas

atropello linces

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta, Carmen Crespo, ha asegurado este jueves que Andalucía será pionera en España en la instalación de dispositivos para prevenir la muerte de fauna por atropello. Especialmente de linces ibéricos, en carreteras de la comunidad sensibles por ser punto de cruce de esta especie en peligro.

Así lo ha anunciado Crespo, en Villafranca de Córdoba, donde ha participado en la liberación de ‘Quinao’. Se trata de un macho de lince nacido el año pasado en el centro de cría de Zarza de Granadilla (Cáceres). Reforzará la población de esta especie en la comarca del Guadalmellato cordobés.

Según la consejera, estos dispositivos detectan la velocidad del vehículo y la presencia cercana de un animal. En el caso de que prevea una posible colisión, activa un panel informativo de aviso al conductor. Si el conductor no responde a esta advertencia, se activan unos altavoces con señales acústicas dirigidas a ahuyentar al animal. Y, de esta forma, tratar de evitar el atropello.

Crespo ha avanzado que se van a instalar cinco de estos dispositivos en carreteras autonómicas que prevenga el atropello de linces. Dos de ellos en la zona del Espacio Natural de Doñana y tres en el área del Guadalmellato. “Se están ultimando los estudios y análisis de campo para decidir los puntos definitivos de instalación de estos dispositivos con el objetivo de que sean lo más eficaces posibles”, detalla Crespo. Ha dicho que con esta iniciativa se busca reducir los casos de muerte de linces por colisión. Suponen el 30% de su mortalidad no natural.

La implantación de estos dispositivos forman parte del proyecto Life denominado ‘Safe-Crossing’, aprobado por la Comisión Europea y que se desarrolla, además de en Andalucía, en Italia, Rumanía y Grecia para prevenir la muerte por atropello de lobos y osos. El presupuesto global del proyecto supera los cuatro millones de euros y cuenta con un 75% de financiación europea.