Autorizan la difusión de la búsqueda de Paco Molina en el Centro Nacional de Desaparecidos

Esta inclusión, autorizada hace unos días, permitirá una mayor difusión de la desaparición del joven cordobés el pasado 2 de julio de 2015 con 16 años

El cartel de búsqueda del joven cordobés Paco Molina, que desapareció con 16 años el 2 de julio de 2015 en la capital cordobesa, ya forma parte del sistema de alertas del Centro Nacional de Desaparecidos (CNDES), organismo dependiente del Ministerio del Interior y creado a finales de junio de 2017. Esta inclusión autorizada hace unos días permitirá una mayor difusión de la desaparición del joven.

En declaraciones a Europa Press, el padre del joven, Isidro Molina, ha valorado que se haya realizado una publicación oficial de la imagen de su hijo a través del Centro Nacional de Desaparecidos, a la vez que ha detallado que se produce ahora porque “la web del citado centro no ha empezado a funcionar hasta hace poco”.

Según ha adelantado el diario digital ‘Cordópolis’, la inclusión del cartel de la búsqueda de Paco Molina en el CNDES ha sido posible gracias al consentimiento de los propios investigadores, que han sido quienes han determinado la idoneidad de dar este paso adelante.

Dicha autorización se ha producido después de que los padres enviaran un requerimiento a los investigadores para que se incluyera el cartel de su hijo. Éste es el protocolo a seguir para que se difunda la desaparición de una persona en el CNDES, según ha apuntado Molina.

Aunque el documento para la publicación fue enviado “hace mucho tiempo”, no ha sido hasta hace unos días cuando los investigadores, metidos de lleno en la nueva línea de investigación del caso, lo han autorizado.

Además, ha resaltado que el CNDES da un “carácter oficial tanto a los carteles de búsqueda, como a las desapariciones”, dado que, según ha indicado Molina, son muchas las personas que se dedican “a hacer bromas” y a difundir imágenes de falsas desapariciones.

CONFÍAN EN RESULTADOS

Entretanto, el padre confía en que en poco tiempo haya resultados satisfactorios en las nuevas líneas de investigación, “bastante fiables”, en las que trabaja la Policía Nacional y con ello “se llegue al fin pronto”, ha mantenido Isidro Molina, quien espera que su hijo “se encuentre bien”.

Al respecto, la familia prevé celebrar una concentración para recordar a Paco en septiembre u octubre, porque no consideran idóneo organizarla para el día 2 de julio, cuando se cumplen cuatro años desde que se le perdió el rastro.

Mientras, mantienen el correo electrónico ‘[email protected]’ para que ciudadanos que se realizaran fotos en torno a esos días en el centro de la capital cordobesa o las estaciones de autobús de Córdoba, donde se le vio coger un autobús, o en Madrid, hacia donde se dirigía dicho vehículo, las envíen al correo, al tiempo que ven “interesantes” fotos del área de servicio de Pedro Abad (Córdoba), por ser lugar de parada del autobús.

Al hilo, Isidro Molina ha comentado que les han llegado varias fotos, pero por el momento ninguna útil para la investigación. También, ha aclarado que las fotos son “totalmente confidenciales y no se van a publicar”, si bien “a lo mejor” pueden dar pistas para la investigación, recordando lo ocurrido a tal efecto en el caso de la menor Madeleine McCann.

Como se recordará, el Juzgado de Instrucción número 7 de Córdoba reabrió la causa hace unos meses al contar con nuevos indicios de la Policía Nacional, que siempre ha mantenido abierto el caso, aunque en lo judicial estaba provisionalmente archivado hace más de un año y medio.

“LA FOCALIZACIÓN”

El subinspector de Policía Nacional de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta, Carlos Segarra, detalló recientemente que “la focalización ahora mismo está en las personas que rodeaban a Paco, bastante más mayores que él, que pueden tener algún dato que a lo mejor no han querido dar por miedo o porque les implica directamente en algún hecho que no es del todo lícito”.

Ante ello, el padre espera que “esta línea lleve al paradero de Paco”, porque en el tiempo de búsqueda “no ha habido ningún movimiento de esta magnitud, ni a nivel de juzgado, ni de Policía” como se lleva ahora, según ha asegurado, para agregar que “algo sólido habrá para reabrir el caso”.

Así, el progenitor explicó que “la Policía ha buscado a Paco en diez países, entre ellos Irak y Siria, pero también en Italia”, entre otros. Los padres del joven, Isidro y Rosa, están viviendo esta búsqueda “incesante con la esperanza de volver a verlo algún día”.

Cabe recordar que Francisco Molina Sánchez se encuentra en paradero desconocido desde el 2 de julio del año 2015, cuando quedó con unos amigos en la capital cordobesa. Desde el principio del caso, su padre ha puesto en duda que su hijo se marchara voluntariamente, dado que “no se llevó el dinero que tenía en casa, ni tampoco ropa”, por lo que no entiende cómo, según testigos, el menor tomó un autobús hacia Madrid, donde se le perdió la pista.

PISTAS FALSAS

Durante este tiempo han recibido muchas llamadas aportando falsas pistas, algunas de las cuales han sido investigadas por la Policía. Una de las últimas “era de Colombia y nos pedían dinero, diciendo que si no matarían a mi hijo”, según ha relatado el padre, quien ha agregado que la Policía descubrió de dónde venía y que era una pista falsa.

Asimismo, un hombre con antecedentes acusado de un delito contra la integridad moral, después de que supuestamente ofreciera a los padres de Francisco Molina pistas falsas sobre su paradero aceptó en sede judicial en noviembre de 2017 una pena de seis meses de prisión y multa de unos 700 euros, tras reconocer los hechos y pedir “disculpas” por lo que hizo.