'Creciendo Juntos' con Caridad en el barrio del Guadalquivir

barrio del Guadalquivir Córdoba hermanas de La Caridad
La cultura es uno de los principales factores que pueden sacar a una persona de la pobreza, de la exclusión. Las hermanas de la Caridad de San Vicente de Paul en Córdoba llevan cuatro años trabajando con niños y  adolescentes con el objetivo de motivar, educar y apoyar a través de constancia, valores y perseverancia para que el futuro de Córdoba, en concreto el futuro de los niños y niñas del barrio del Guadalquivir, sea un poco mejor.

Barrio del Guadalquivir Córdoba Hermanas de La Caridad

A través de la presentación del libro del magistrado Juan Luis Rascón, Un café de buena mañana, cuyos beneficios se destinarían a un proyecto social conocimos la labor incomiable que las hermanas de la Caridad realizan en la barriada del Guadalquivir.
Creciendo Juntos es un proyecto socioeducativo de apoyo escolar a niños con exclusión social que tiene como objetivo motivar a niños desmotivados, “para que no estén mas tiempo en la calle, al fin y al cabo la cultura es la forma de salir de esta situación de exclusión y pobreza”, explica Sor Rafi Martínez, hermana de la Caridad.
Actualmente y después de cuatro años de trabajo este proyecto trabaja con 45 menores de entre 6 y 16 años. Sus tardes comienzan temprano a las 16,30 en las instalaciones de la parroquia de Santa Luisa del Marillac donde durante hora y media son atendidos por “tres profesionales de la enseñanza que trabajan con ellos para asesorarlos, atenderlos, motivarles y enseñarles”, según explica Sor Rafi. Su tarde no acaba ahí después de la merienda asisten a diversos talleres, de tiempo libre y ocio, resolución de conflictos, inglés o manualidades entre otros.
La evolución ha sido muy positiva en algunos de los niños que asisten a este proyecto “gracias a estos talleres aprenden a relacionarse de otra manera, hemos conseguido que baje la violencia a lo largo de estos tres años y los conflictos en el barrio. Aprenden a relacionarse de otra manera, son capaces de comunicar emociones, de decir si están enfadados o no y no solucionarlo con violencia”, explica Sor Rafi.
Un proyecto que se financia gracias al 0,7 por ciento que cada contribuyente aporta si marca la casilla de la Iglesia en su declaración de la renta pero que no cubre todas las necesidades de un proyecto tan ambicioso. Por esta razón piden la colaboración de todos los ciudadanos con el objetivo de “que este proyecto se mantenga en el tiempo, ya que hace una gran labor, cualquier persona puede aportar, como lo ha hecho Juan Luis Rascón con su libro”.
A través de aportaciones económicas o voluntariado se puede ayudar a crecer. Cada tarde de lunes a jueves y de 16.30 a 19,30 las hermanas de la Caridad están en la parroquia Santa Luisa de Marillac para atender a todo aquel que tenga “el gusanillo de lo social y quiera apoyar a un niño para salir de la pobreza”.
Aseguran que lo gratuito, ya que este proyecto lo es para los niños, adolescentes y familias, a veces no se valora, pero quieren ser ejemplo de constancia y solidaridad, la mayor recompensa es la evolución de los niños y niñas que forman parte de Creciendo Juntos
barrio del Guadalquivir Córdoba hermanas de La Caridad