Buena Muerte y Santo Sepulcro asisten a mayores o personas de movilidad reducida

Las hermandades cordobesas de Buena Muerte y Santo Sepulcro crean grupos de voluntarios a colectivos como éstos ante la pandemia del coronavirus

Buena Muerte
Ntra. Sra. Reina de los Mártires y Sumo. Cristo de la Buena Muerte/HDAD.BUENAMUERTE

Los hermanos de las cofradías cordobesas del Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora Reina de los Mártires y de la Hermandad del Santo Sepulcro “han querido mostrar su lado más solidario practicando el amor al prójimo”. Especialmente, en esta pandemia provocada por el coronavirus.  Han creado un grupo de voluntarios cada una para “asistir a mayores o personas de movilidad reducida”.

Dicha asistencia se circunscribe a las “pequeñas gestiones diarias” para las que dichos colectivos de población puedan necesitar ayuda, tales como “compras en supermercados o medicamentos”. Sin olvidar otras tareas como gestiones bancarias, como pago de recibos, entre otras funciones que van a desarrollar estos voluntarios.

A este respecto, el hermano mayor de la Buena Muerte, Joaquín de Velasco, ha asegurado que la intención “es ponerse a disposición de la ciudad”, coordinando la labor entre ambas cofradías para repartise la ciudad por zonas.

No obstante, ha resaltado que, por el momento, hay más voluntarios que necesidades, contando ahora con más de 50 personas dispuestas a ayudar en esta iniciativa, si bien ha reconocido que “la demanda crecerá con el tiempo, ya que cada vez habrá más necesidades”.

Aquella persona que lo necesite o que conozca a alguien en situación de vulnerabilidad puede contactar con la Hermandad de la Buena Muerte a través del correo ‘[email protected]’ o en el teléfono 722517778.

Santo Sepulcro

Esta cofradía anunció en sus redes sociales la pasada semana que “prestamos asistencia para realizar compras en supermercados y compra de medicamentos en farmacia”. Y como explica su hermano mayor, Enrique León, en esta red de voluntarios se recogen aquellos posibles casos susceptibles de actuación. Situaciones como ancianos, personas discapacitadas, etc. que tienen dificultad para salir y necesitan artículos de primer orden como son los medicamentos o la comida.

Se actúa, salvo casos de fuerza mayor, telemáticamente  haciendo de intermediarios para el suministro, a través de repartidores o servicios de mensajería, de dichos bienes básicos. Una red que se extiende por toda la ciudad y que quiere dar una respuesta “rápida y eficaz”. Y que además cuenta, muy importante, con la supervisión de un profesional sanitario.