Detenida una red dedicada a la falsificación y contrabando de tabaco

La Guardia Civil ha detenido a 25 personas. Han aparecido medio millón de cajetillas de tabaco, 750 kilos de tabaco picado, 2.000 kilos de cigarrillos liados y dos pallets de cigarrillos defectuosos

una red de falsificación y contrabando de tabaco

La Guardia Civil ha detenido en Santaella (Córdoba) a 23 personas que supuestamente se encontraban trabajando en la elaboración ilegal de tabaco. En tres naves industriales contiguas unas de otras. Así coma a otras dos personas, vecinas de esta localidad cordobesa y propietarias de las naves.

En concreto, el incendio de una nave industrial en el Polígono de Manzanares (Ciudad Real) en la que dos personas perdieron la vida y 16 resultaron heridas el pasado mes de septiembre. Dio inicio a una investigación que ha conducido a la Guardia Civil a desmantelar una organización delictiva dedicada a la falsificación y contrabando de tabaco. El resultado 27 detenidos y casi 10 millones de euros en material intervenido. Una operación bautizada como ‘Pastela’.

Casi 10 millones de euros incautados

Además ha dado especial trascendencia al valor económico del material incautado con casi diez millones de euros. Pero a esto hay que unir que en los cuatro meses durante los que se desarrollaron las actividades delictivas la capacidad de producción ascendió a 200 millones de euros. Lo que significa una capacidad diaria de producción de 1.200.000 euros.

Concretamente fueron intervenidas 1.154.400 cajetillas de tabaco. Unos 750 kilos de tabaco picado. Alrededor de 2.000 kilos de cigarrillos liados y dos ‘pallet’ de cigarrillos defectuosos.

Sobre el inicio de la investigación ha explicado que tras el incendio de la nave de Manzanares, la inspección ocular posterior puso al descubierto una gran cantidad de tabaco picado y maquinaria industrial. Además de una zona creada a modo de vivienda para los operarios que trabajaban en la nave incendiada.

Investigaciones posteriores corroboraron que la actividad de la nave era la fabricación, elaboración y distribución de cigarros y a partir de tabaco picado de manera ilegal. Ya que se desconocía la procedencia de la picadura con la que se elaboraban.

La producción era exportada a países europeos

Por otro lado, la producción era exportada a países como Inglaterra, Italia y Rusia, para lo cual han contado con la colaboración de Europol.

Esta coordinación de la Guardia Civil con Europol determinó que la organización conseguía grandes cantidades de picadura de tabaco que trasladaba hasta las naves. Allí se realizaban las fases de producción, elaboración y distribución del tabaco. Posteriormente se trasladaban a otros países europeos.

Captaban a los operarios en países del Este de Europa para trabajar por periodos de un mes aproximadamente. Así no levantaban sospechas ya que ninguna de estas personas tenía visado para trabajar y habían entrado a España como turistas.

Estos trabajadores vivían en el interior de la nave durante toda la estancia y eran reemplazados continuamente para no generar lazos amistosos entre ellos ni con la población local.

Los investigadores interceptaron un camión cuando salía de una de las naves perteneciente a la organización. Al inspeccionar su carga hallaron numerosos ‘pallets’ de tabaco falsificado, preparado para su distribución y venta. Estaban ocultos tras otros dos ‘pallets’ sin carga. Fue detenido el conductor del camión y la persona que conducía un vehículo “lanzadera”.

La investigación ha sido desarrollada por la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Comandancia de Ciudad Real y la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil. Los detenidos, junto con las diligencias, han pasado a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Manzanares.