Carazo visita las obras de emergencia en la variante Sur de Pozoblanco (A-435)

Los trabajos para arreglar esta carretera, que durarán dos meses, tienen un presupuesto de 1,2 millones de euros

La consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Marifrán Carazo, ha visitado hoy las obras de emergencia que la Consejería ha puesto en marcha para reparar los daños producidos por las fuertes lluvias registradas el pasado mes de abril en la carretera A-435 en el entorno del núcleo urbano de Pozoblanco, en la conocida como variante Sur de este municipio cordobés.

Según ha explicado la consejera, que ha estado acompañada por el delegado del Gobierno en Córdoba, Antonio Repullo; el director general de Infraestructuras, Enrique Catalina; la delegada territorial de Fomento en Córdoba, Cristina Casanueva, y el alcalde de Pozoblanco, Santiago Cabello, estas actuaciones de emergencia suponen una inversión de 1.245.362 euros y un plazo de ejecución de dos meses.

Las últimas lluvias registradas en la zona, junto con el elevado tráfico pesado que soporta la carretera, han producido un deterioro sobrevenido en el firme de la carretera provocando importantes fisuras y pérdida de áridos que requerían una actuación de emergencia para restablecer las características del firme, de manera que se pueda circular en buenas condiciones de seguridad vial. La zona afectada coincide básicamente con la denominada variante Sur de Pozoblanco, por la que además de registrarse todo el tráfico intercomarcal del eje de Los Pedroches, se da salida al tráfico del núcleo de Pozoblanco en el que se ubican instalaciones industriales con un importante volumen de vehículos pesados. En concreto, esta vía soporta una intensidad media diaria de 2.946 vehículos al día, de los cuales 943, un 32%, son vehículos pesados.

Las actuaciones declaradas de emergencia básicamente consisten en el fresado y/o regularización del firme en aquellas zonas en las que el deterioro producido impide una buena circulación. Después se repondrá el firme mediante el extendido de una capa de aglomerado en caliente que devuelva las condiciones de regularidad superficial y adherencia de la carretera. Finalmente se repondrá también la señalización horizontal en todo el tramo. Las obras arrancaron el pasado 12 de junio, habiéndose procedido ya al fresado y reposición de la mayor parte del firme deteriorado.