Condenado a 17 años por intentar matar a su expareja delante de su hijo de dos años

También ha sido condenado por allanamiento, lesiones, daños, maltrato y quebrantamiento de condena

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba ha condenado a 17 años de cárcel a Ayub K., de 26 años, por un total de siete delitos como maltrato, quebrantamiento de condena, amenazas y allanamiento.

También ha sido condenado por lesiones, daños y tentativa de homicidio supuestamente cometidos sobre la madre de su hijo de dos años, a la que presuntamente intentó estrangular.

Conducta déspota

Según recoge la sentencia, “durante el transcurso de la relación, el acusado ha mostrado una conducta despótica y desconsiderada con respecto a su mujer, cuya voluntad ha pretendido en todo momento dominar”.

Para alcanzar tal objetivo, “el mismo ha hecho uso de diversas estrategias de control. Tales como empleo de violencia física directa sobre ella o contra objetos pertenecientes a ésta o a sus familiares”.

También, ha expresado “propósitos agresivos respecto de ella o de sus familiares, aislamiento social y familiar (…) y utilización del hijo común como pretexto para justificar su permanente presencia en la vida diaria de su mujer”

Todo ello,  ha generado a la víctima una sintomatología ansioso-depresiva y trastorno de estrés postraumático”.

Orden de alejamiento

A pesar de tener una orden de alejamiento desde 2013, y con una duración de ocho años, estos hechos sucedieron en verano de 2018.

Así, el 30 de agosto, al regresar del parque de Turruñuelos de la capital a su casa, la víctima se encontró con el acusado, que se abalanzó sobre ella golpeándola contra el suelo y propinándole una patada.  Las secuelas de esta paliza tardaron 15 días en curar.

El siguiente episodio violento que el tribunal considera probado ocurrió sobre las 21,00 horas del día 6 de septiembre de ese año cuando el acusado llamó a la víctima para ver a su hijo.

Después de pensarlo, ella accedió a que viera a su hijo esa noche para que cenara con él y luego se marchara.