Condenado a tres años de prisión por abusar de su sobrina de 16 años

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial ha condenado a un hombre por abusar de su sobrina en un cortijo de Aguilar de la Frontera en el año 2015

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial ha condenado tras una conformidad a una pena de tres años de cárcel a un hombre por abusar de su sobrina sexualmente cuando tenía 16 años de edad y él tenía 40 años en un cortijo del municipio cordobés de Aguilar de la Frontera en el año 2015.

Según recoge la sentencia, este fallo ha sido dictado una vez que las acusaciones y la defensa del procesado han llegado a un acuerdo en el que se reconoce que cometió un delito continuado de abusos sexuales sobre la víctima y se pide, entre otras penas, la citada de privación de libertad.

En esta línea, en los fundamentos jurídicos se alude al “reconocimiento expreso de los hechos llevado a cabo por el mismo acusado”. Así como a la declaración de la joven para “considerar que son constitutivos de un delito continuado de abusos sexuales”.

El encausado tendrá que indemnizar a la víctima con 6.000 euros

Asimismo, subraya “la conformidad del acusado y de su letrado con las penas solicitadas por el Ministerio Fiscal y la acusación particular, que en el juicio se adhirió a las modificaciones de la calificación del citado Ministerio Fiscal”. Después de que, en un primer momento, ambas acusaciones habían solicitado que se impusiera al encartado ocho años de cárcel.

La resolución recuerda que esta causa fue seguida en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Único de Aguilar de la Frontera. Se incoó “en virtud de parte sanitario por lesiones” a la víctima. Como hecho probado, destaca que los abusos se produjeron en octubre de 2015 cuando el procesado, que era casero de un cortijo, celebraba un cumpleaños.

No podrá aproximarse a una distancia inferior a 150 metros

Cabe señalar que el ya condenado estaba casado con una prima hermana del padre de la adolescente. Según indica la sentencia, aprovechó un momento en el que se quedaron solos para supuestamente realizarle tocamientos y abusar de su sobrina. Pero cesó en esta actitud “cuando sus hijos volvieron al salón”.

Más tarde, cuando la víctima estaba en la planta superior del cortijo para acostar a uno de sus primos, “en el pasillo, el acusado la cogió de los brazos” y presuntamente abusó de ella. Deteniéndose de nuevo “cuando se dio cuenta de que otras personas subían por las escaleras”.

Además de la pena de cárcel, el fallo recoge que el encausado tendrá que indemnizar a la víctima con 6.000 euros. Así como que no podrá aproximarse a una distancia inferior a 150 metros. Ni tampoco podrá comunicarse con ella durante ocho años.