Córdoba 20-30 apuesta por coordinar los recursos sociales y buscar un retorno de las personas que se benefician

“Aquellas personas necesitadas que van a beneficiarse de los distintos recursos se les va a pedir algún tipo de compromiso”

El laboratorio de ideas ‘Iniciativa Córdoba 20-30’ apuesta por la puesta en marcha de “un mecanismo que articule un mecanismo de coordinación de los recursos de carácter social”, en principio de la capital pero extensible más tarde al conjunto de la provincia, y provocar que las personas que se benefician de los mismos den un retorno que permita sumar en esta misma línea.

Así lo ha explicado este lunes en rueda de prensa el coordinador de ‘Iniciativa Córdoba 20-30’, Álvaro Vega, junto a Jesús Tamayo, uno de los ponentes de la propuesta ‘Córdoba Solidaria Activa’, que persigue un uso eficaz de los recursos sociales dirigidos a la lucha contra la pobreza y la exclusión, para lo que este colectivo propone la creación de un instituto municipal que gestione unas “bases de datos con necesidades, ideas y recursos para dar respuesta” a estas situaciones.

A este respecto, Tamayo ha señalado que “Córdoba es una provincia rica por los valores humanos y por los distintos recursos, en relación con a las comunidades sociales”. Además, ha destacado que “son muchas las entidades que trabajan a pie de calle en las distintas necesidades”, respecto a “la exclusión social, los más desfavorecidos, la pobreza, la desigualdad económica, cultural y social”.

Pese a ello, “si toda esta solidaridad no esta organizada y canalizada los resultados no suelen ser efectivos”, por lo que “tenemos como consecuencia que muchísimas asociaciones, fundaciones e incluso los mismos servicios de la administración pública, como son los servicios sociales, hacen una gran labor pero, en conjunto, no tienen la efectividad que podrían llegar a tener”.

En ‘Iniciativa Córdoba 20-30’ creen que la organización, coordinación y canalización de todos estos esfuerzos sería mucho más eficaz y rentable socialmente, y permitiría “ofrecer oportunidades y recursos a aquellas personas que están en riesgo o que ya están en situación de exclusión social, no de forma completamente altruista, sino buscando la respuesta de sumar a este mismo proyecto los esfuerzos de aquellas mismas personas que reciben”.

Esta es otra de las novedades de la propuesta del laboratorio de ideas cordobés, creado a principios de año por 15 profesionales para “contribuir a forjar un futuro mejor para la ciudadanía, generando ideas y propuestas que hagan de Córdoba una ciudad activa y con una visión clara de sus objetivos”, según recoge su manifiesto fundacional.

En este caso concreto, según ha precisado Tamayo, que a “aquellas personas necesitadas que van a beneficiarse de los distintos recursos se les va a pedir algún tipo de compromiso, que suponga aumentar y enriquecer esta red de respuesta a las necesidades, y poder así seguir dando respuestas a quienes vengan con el tiempo con estas mismas necesidades u otras diferentes”.

La propuesta trata de aunar los medios específicos e individuales, de empresas y de los ayuntamientos, para “aglutinar todos los esfuerzos, los recursos humanos y económicos de asociaciones y fundaciones, para poder dar respuesta a las necesidades que hay”.

Se trata “de reunir a agentes individuales y colectivos para canalizarlos y organizarlos, que no se malgasten las energías, que se rentabilicen el trabajo y el esfuerzo y que el resultado sea efectivo”, según ha dicho Tamayo, ponente del documento junto a Juan Luis Rascón, por lo que “no tiene sentido que distintas asociaciones hagan el mismo trabajo y que, incluso, haya personas que se puedan estar aprovechando de estos beneficios sin un después que ellos puedan rentabilizar de cara al resto de la sociedad”.

Para evitar esto, ‘Iniciativa Córdoba 20-30’ plantea crear una agencia o un instituto municipal, “para que esté completamente desvinculado a los tiempos y los grupos políticos y tenga un recorrido en el que pueda hacerse planteamientos a muy largo plazo y no dependa de los ciclos electorales”, en el que tengan cabida, aparte de la Administración pública, las asociaciones y fundaciones.

Su función sería también, según ha indicado Jesús Tamayo, “filtrar, analizar y priorizar las ideas e iniciativas que están en la mente de muchas personas, pero que no llegan a ninguna parte, y que tengan aquí un depósito desde el cual ir extrayendo, como si fuera una cantera, aquellas ideas que sea prioritarias para poder ponerlas en marcha”.

El proyecto exige un procedimiento de valoración de la efectividad y de transparencia pública y prevé una posible fase de ampliación a la provincia, ya que “es importante la simbiosis y la cooperación de los recursos de la ciudad con los del resto municipios”.

Este es el tercer proyecto que ‘Iniciativa Córdoba 20-30’ desde su fundación. Su coordinador precisó que existe un buen nivel de interlocución con el Ayuntamiento de Córdoba, pero que la misión del laboratorio de ideas acaba, salvo que se le reclame su participación en la implementación de alguna propuesta, con su presentación, ya que el grupo renuncia a ejercer cualquier labor como colectivo de participación o de grupo de presión.