Los diez motivos del mal inicio de temporada del Córdoba CF

La derrota en Cartagena, sin realizar ni un solo tiro a portería, aflora las dudas sobre el equipo blanquiverde tras haberse disputado casi el 25% de los partidos de la temporada

El Córdoba CF cayó en Cartagena en el peor partido de la temporada hasta el momento. Los de Enrique Martín mostraron una imagen muy discreta y austera en un partido con aroma a final. Los blanquiverdes son un equipo plano, sin profundidad y sin una idea clara de juego tras dos meses de competición. El partido en Cartagonova debería haber servido para que el equipo diese un paso hacia delante, ante un rival directo, pero la realidad es bien distinta. El Córdoba no tiró a puerta. Así es imposible ganar. Octavo, sin conocer el triunfo a domicilio y a siete puntos del liderato. A continuación, les detallamos los diez motivos del mal inicio de temporada del Córdoba CF.

Falta de gol

El problema principal de este Córdoba. Apenas ha anotado 10 en 9 partidos. Owusu es el máximo goleador con tres goles, pero juego de extremo izquierda y tiene tendencia a perder los papeles. Ortuño lleva sin marcar desde la tercera jornada y solo sabe hacerlo de penalti. Novaes, de más a menos. De héroe en Yecla a fantasma en Murcia. Tiene complicado volver a Barcelona en Navidad cuando apenas ha marcado un gol en los últimos seis partidos. De las Cuevas, Zelu, Javi Flores y Xavi Molina han sido los autores de los otro cuatro goles del equipo.

Encaja mucho

Isaac Becerra ha salvado al Córdoba en más de un partido, pero también le ha restado puntos. El catalán ha encajado 10 goles, 4 de ellos de equipos recién ascendidos de Tercera División. Su cantada en Sevilla, donde recibió un gol desde más de 30 metros, causó la primera derrota de la temporada. En Algeciras, regaló un gol al conjunto gaditano con una salida propia de un juvenil. Ante Recreativo Granada y Badajoz, le marcaron en el primer minuto. Quizás sea hora de dar un relevo en la portería en los próximos partidos.

Sin patrón de juego

El 5-3-2 empleado por Enrique Martín en las primeras jornadas de Liga ha evolucionado al 4-2-3-1 en las últimas semanas. Sin embargo, el equipo no sabe a lo que juega, no muestra un esquema de juego firme ni serio. Durante muchos minutos deambula por el campo. Cuando se adelanta en el marcador, rara es la vez que emplea sus armas para llevarse los tres puntos. El centro del campo, que presumiblemente debería elaborar juego, es superado partido tras partido. Imanol y De las Cuevas son el ejemplo de futbolistas desubicados en el once titular.

mal inicio de temporada
Los jugadores del Córdoba tras el partido en el Nuevo Mirador de Algeciras | CÓRDOBA CF

Irregularidad

El Córdoba ha ganado tres partidos de nueve diputados. Todos por la mínima en El Arcángel. Dos de ellos de penalti y otro en el 95′. Fuera de casa ha sumado 3 puntos de 15 y no conoce la victoria. Sin imponerse como visitante es muy difícil estar entre los “cuarenta principales”. Villarrubia, Yecla, Sevilla, Algeciras y Cartagena han observado la debilidad de los de Enrique Martín.

Lesiones

Solo Becerra y Owusu han jugado los nueve partidos del campeonato. En la línea defensiva Jesús Álvaro, Chus Herrero, Fernando Román, Raúl Cámara y Víctor Ruiz han sufrido alguna molestia. En el centro del campo, más de lo mismo: Javi Flores, José Antonio González, De las Cuevas y Molina, éste último en Cartagena, también han caído lesionados. En ataque, Ortuño ha sido el único delantero aquejado de molestias en las últimas jornadas. El diseño de la pretemporada y el mal estado de la Ciudad Deportiva son un handicap para un equipo que aspira a estar en el fútbol profesional.

Método Enrique Martín

El Córdoba no sabe lo a lo que juega y el responsable no es uno solo. La inestabilidad institucional afecta al apartado deportivo. Sin embargo, el equipo no muestra un plan definido para imponerse a sus rivales y solo en los partido de casa, con el empuje de la afición, muestra algo de amor propio y lucha por la victoria. Enrique Martín no tiene fondo de armario para darle una vuelta de tuerca a los partidos. El técnico vasco tampoco emplea un sistema de juego claro para llevar el peso de los partidos y su equipo genera muy pocas ocasiones de peligro. En Cartagena el Córdoba no tiró a puerta en 90 minutos. Inadmisible.

Enrique Martín bromea con Koki en un partido en El Arcángel | RAFA ALCAIDE

Liderazgo en el vestuario

El Córdoba está falto de un líder en el vestuario. Que De las Cuevas porte el brazalete de capitán es una ofensa a la afición. Su poca aportación en el campo no está a altura de lo esperado ni de sus emolumentos. Javi Flores no puede echarse el equipo a la espalda desde la enfermería y los veteranos Fernández y Cámara, apenas han mostrado seguridad cuando les ataca un rival. Así es difícil encontrar un equipo aguerrido en el terreno de juego. La agresividad y mala leche brillan por su ausencia en este Córdoba. El Yeclano muestra más bemoles en el terreno de juego.

La plantilla no da el nivel

Los nombres no dan puntos y el Córdoba lo está viviendo en primera persona en este mal inicio de temporada. Los jugadores que supuestamente son de una categoría superior como Becerra, Herrero, Flores o De las Cuevas, andan muy por debajo del nivel esperado en este mal inicio de temporada. Los rivales le han perdido el respeto al Córdoba porque el propio Córdoba no ha hecho nada por demostrar amor propio ni sangre en las venas. Actualmente, es un equipo más de 2ªB. De mitad de tabla, eso sí.

El Árcangel

No hay partido fácil en El Reino esta temporada. Ante el Recreativo Granada se venció en el descuento y de penalti. Ante el Real Murcia Ortuño hizo el gol del triunfo desde los once metros. El Badajoz fue el primer rival más duro en Septiembre y pudo llevarse la victoria si el palo no hubiese evitado el 0-2 ante del 1-1. El Cádiz B aguantó el 0-0 hasta el 95′ cuando defendió mal un saque de esquina. Esta semana viene el San Fernando, segundo clasificado, veremos que pasa.

El liderato a siete puntos

Con la segunda derrota de la temporada el Córdoba está a siete puntos del líder tras nueve partidos. La igualdad en la categoría provoca que el play-off de ascenso se sitúe a dos puntos pero el play-out a tan solo tres. Encadenar dos derrotas consecutivas en esta categoría te sitúa abajo y dos triunfos, cosa que no conoce el Córdoba esta temporada, te aúpa en la parte alta. La irregularidad te permite vivir tranquilo pero sin aspiraciones. No hay nada más desolador que descolgarte del tren de cabeza a principios de temporada.