Los cambios climatológicos se traducen en malas cosechas

El cambio en la climatología hace que la agricultura y la ganadería tengan que adaptarse a las características de dos estaciones del año, el verano y el invierno

Las características de la estación primaveral y el otoño han desaparecido. Los cambios drásticos de temperaturas ponen en riesgo los cultivos.Cosecha de verano

Problema con el agua

El cambio drástico de la climatología “afecta de una manera total a la agricultura y la ganadería”, así lo entiende Ignacio Fernández de Mesa, presidente de Asaja.

“Hay lluvias demasiado concentradas, luego en ocasiones los fríos drásticos llegan a los cultivos y en otras las temperaturas altas rematan la faena”. Una situación a la que no pueden hacer frente los agricultores debido al mercado globalizado que hay en la ganadería y la agricultura.

Cosecha de verano

“Ahora en el norte hay problemas de agua para el ganado y las plantas de verano aún no han terminado de desarrolarse. Por no hablar del olivar, hemos terminado una gran cosecha pero la falta de agua va a llevarnos a una cosecha peor”, explica Fernandez de Mesa.

Actualmente la situación de los embalses es complicada ya que no llegan al 50 por ciento. Sin embargo desde Asaja Córdoba elogian la labor de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir ya que “han hecho un gran esfuerzo por dar agua a los cultivos”.

No hablar de cambio climático

Ignacio Fernández de Mesa no quiere pensar que esta situación es fruto del cambio climático. “Los cambios climáticos afectan a largo plazo, en cuestión de milenios no de años o lustros.  En España ha habido problemas de sequía importantes, de hambrunas y enfermedades. Esto es igual.  Por la situación geográfica que padecemos lo sufrimos más”.

Confía en que estos cambios de temperatura y la falta de agua sea pasajero y critíca la situación que se da con respecto a los seguros agrícolas.

“Hay seguros para subsanar las pérdidas que además funcionan con deficiencia porque llevamos varios años que los riesgos se han convertido en siniestros. Los agro seguros tiran hacia abajo, no las primas que la suben hasta un 17 por ciento como en el seguro de pastos”. Explica el presidente de Asaja.

De momento las previsiones para la cosecha de verano es mala. “Un año difícil para los cereales, el olivar que está vegetando no tiene alimento porque la tierra está seca. Los pastos tampoco y la viña no pinta mejor”.

Cosecha de verano