Cristian Ramos: “Todos a principio de temporada firmábamos depender de nosotros mismos para salvarnos”

El portero del Córdoba Patrimonio de la Humanidad, Cristian Ramos, señala que “no se nos pueden escapar más puntos de Vista Alegre” para lograr la permanencia. El equipo blanquiverde afronta una quincena sin competir para preparar tres partidos a disputar en una semana

Impone el silencio cuando Vista Alegre está vacío. Una atmósfera perfecta para concentrarse en los momentos previos a un entrenamiento. Hablar con Cristian Ramos (10 de agosto de 1991) es hacerlo con un portero que se ha ganado el respeto, semana tras semana y al igual que el Córdoba Patrimonio de la Humanidad, de toda la Primera División. Una categoría en la que está creciendo bajo los palos de manera obligada. Porque “si no te quedas atrás”. Menciona tanto a Gonzalo como a Nono, figuras influyentes en una sana competencia dado que “como bajes un poco el nivel te sacan de la portería rápido”.

Cristian Ramos Córdoba Patrimonio
Cristian Ramos defiende los palos de la portería del Córdoba Patrimonio de la Humanidad. | Foto: PABLO MANSILLA

El equipo blanquiverde inicia febrero con un importante parón por los compromisos internacionales de la selección española de fútbol sala para meterse en el Mundial de Lituania. Ahí están aportando su granito de arena Bebé, Solano, Carlos Barrón y Andresito. Lo cual es un “orgullo” porque están “al máximo nivel”. Algo que además, no es nuevo, y que se debe valorar en su justa y peleada medida. La cual no le ha faltado a los pupilos de Maca para estar cuatro puntos por encima de los puestos de descenso. La permanencia, hoy por hoy, depende del propio conjunto cordobesista. Una circunstancia a favor del cuadro califal en opinión de Cristian Ramos, el guardián de la portería de Vista Alegre. “Todos a principio de temporada firmábamos depender de nosotros mismos para salvarnos”, asegura. Y para eso hacer de la pista cordobesa todo un fortín es fundamental.

La amarga resaca del partido contra Viña Albali Valdepeñas

El Córdoba Patrimonio volverá a la competición el próximo sábado 15 de febrero en Vista Alegre. Recibirá al Servigroup Peñíscola FS, un rival ante el que debe buscar la victoria teniendo en cuenta que las pistas de ElPozo Murcia y el FC Barcelona están en el horizonte. Y todo ello con la mente despejada. La dolorosa derrota encajada contra el Viña Albali Valdepeñas por 3-2 dejó herido a un plantel que hizo uno de sus partidos más completos de esta campaña. Algo que reconoce con una asombrosa naturalidad el propio Cristian Ramos. La transición competitiva de Segunda a Primera para el equipo de Maca, la pegada de los equipos de la LNFS, o el análisis pospartido. Todo cuenta en opinión del portero blanquiverde. “Ha sido una semana muy larga porque te vienen los viejos fantasmas del partido, y aunque no tengas competición nos ha venido bien parar porque estábamos regular, sinceramente”, expone agregando que no han dejado de pensar en soluciones tras ver un vídeo de análisis para “corregir errores”.

“Hemos de dar un paso más en personalidad”

El calendario, cuando se sorteó el pasado verano, fue caprichoso y dejó fijados los duelos ante rivales de entidad para el principio. Tanto de la primera como de la segunda vuelta. El transcurso de las jornadas arroja en Cristian Ramos una sensación de que en el inicio liguero eran el “equipo sorpresa”. A la misma altura que la de su gol de puerta a puerta en casa contra Pescados Rubén Burela para cumplir uno de sus objetivos personales desde que viste la blanquiverde: regalar a una fiel y comprometida afición un tanto de estas características tras haberlo hecho lejos de Córdoba alguna vez. Le provoca una bonita nostalgia pensar en ello y en, sobre todo, haber servido para ayudar a un Córdoba Patrimonio que se ha dado a conocer con una gran carta de presentación en la Primera División del fútbol sala nacional. Aún así, Cristian Ramos considera que dado que los rivales “nos conocen”, han de dar “un paso más en personalidad”. El objetivo del año del debut depende, en gran medida, de esa virtud. Y están en el buen camino.