El acto vandálico en la Cruz del Bailío se cometió con un vehículo a motor

Urbanismo acude a la Fiscalía ante el acto vandálico cometido en la cruz de la Cuesta del Bailío, cuyos daños ascienden a 2.800 euros

La Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) de Córdoba ha enviado un informe a la Policía Local para su remisión a la Fiscalía ante los actos vandálicos provocados en la cruz de la Cuesta del Bailío. El pasado fin de semana arrancaron la cruz que coronaba la misma supuestamente con un vehículo a motor. Así se desprende de dicho informe, que destaca que los daños ascienden a más de 2.800 euros.

En este sentido, se apunta que el día 11 de octubre, un ciudadano notificó a la Policía Local un acto vandálico cometido contra dicha fuente. En la que pocos días antes el Ayuntamiento había reintegrado una cruz de forja en sustitución de la que había sido sustraída hace dos décadas.

Esa misma tarde se cursó una primera visita al lugar, con la presencia del presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo, Salvador Fuentes. Encomendó la redacción del presente informe con el fin de evaluar los daños producidos. Y proponer las medidas técnicas precisas para la reintegración del elemento patrimonial a la situación previa a “tan lamentable acto”.

La cruz del Bailío apenas se ha visto afectada

En el informe se deduce que la agresión vandálica se produjo en la madrugada de ese mismo día, “muy probablemente disponiendo una eslinga o cincha alrededor del punto de anclaje de la cruz, en el remate troncopiramidal de la fuente”.

A continuación, “y como indicarían las marcas de arrastre existentes en el pavimento de la plazoleta-mirador dispuesta en la trasera de la fuente, junto a la calle Carbonell y Morand. Debió aplicarse una “violenta tracción, seguramente con la ayuda de un vehículo a motor, que provocó la fractura en dos trozos del extremo de la fuente en el que se insertaba la cruz de forja”.

Los dos fragmentos a los que quedó reducido el remate pétreo y la cruz de forja fueron recuperados por una dotación de la Policía Local. Concretamente en las inmediaciones de la fuente, donde aún se apreciaban esquirlas de piedra resultantes de la fractura. La cruz apenas se ha visto afectada, “con independencia de mínimos rasguños en su acabado”.

Daños “cuantiosos”

Sin embargo, los daños sufridos por el remate de la fuente son “cuantiosos” y obligarán a su restauración por parte de un especialista. “Afortunadamente, la recuperación de los dos grandes fragmentos a los que quedó reducido permitirá su reintegración”. Ha podido comprobarse al colocarlos ‘in situ’ sobre su ubicación original”, según se agrega.

Por tanto, “los graves daños provocados se traducen en la rotura del remate decorativo de la fuente, con pérdida de masa pétrea en los planos de fractura y desperfectos varios en las superficies”. Todo ello obligará a una restauración de la fuente, realizada por personal con titulación y especialización en materiales pétreos, que la restituya al estado previo al acto vandálico.