Víctimas de violencia de género se forman como operarias de máquinas elevadoras y vigilantes con Cruz Roja

Según ha indicado la institución humanitaria en un comunicado, con dichos cursos se persigue, además de mejorar la empleabilidad de estas mujeres, romper barreras de género en sectores tradicionalmente masculinizados

Mujeres víctimas de violencia de género se están formando en Córdoba como operarias de máquinas elevadoras y como vigilantes de seguridad a través del proyecto ‘Acércate’, una iniciativa impulsada por Cruz Roja y el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) para promover la inserción laboral y la igualdad de oportunidades y de trato de este colectivo.

Según ha indicado la institución humanitaria en un comunicado, con dichos cursos se persigue, además de mejorar la empleabilidad de estas mujeres, romper barreras de género en sectores tradicionalmente masculinizados.

“Queremos por supuesto apoyarlas para que encuentren su hueco en el mercado de trabajo, pero al mismo tiempo combatir prejuicios y estereotipos de género que dificultan muchas veces su incorporación laboral”, ha explicado la técnica del Plan de Empleo de la institución humanitaria y referente provincial del mencionado proyecto ‘Acércate’, Clara Gutiérrez.

En la actualidad, son alrededor de 130 las mujeres víctimas de violencia machista con las que el personal de Cruz Roja interviene a través de este programa, que ha experimentado un giro en los últimos meses para adaptarse a las nuevas circunstancias provocadas por la pandemia, “por lo que estamos intensificando aquellas formaciones en ocupaciones que tienen más demanda en el actual mercado laboral, como limpieza hospitalaria, ayuda a domicilio, limpieza específica en el covid-19 u operaria de comercio”, ha añadido Gutiérrez.

De forma transversal, se están poniendo en marcha talleres de nuevas tecnologías para romper la brecha digital y que mujeres de toda la provincia tengan acceso a las TIC en la búsqueda de empleo, trámites administrativos y acceso a la información.

De este modo, con el proyecto se intenta no solo diseñar un itinerario individualizado de inserción para cada una de las participantes, sino también mejorar sus habilidades personales y profesionales para la búsqueda de empleo.

Así pues, ‘Acércate’ trata de ofrecer una respuesta integral a las mujeres, con un seguimiento personal de cada caso por parte del equipo de profesionales que coordina el programa, quienes se encargan de registrar los avances que van teniendo las participantes y atenderlas ante cualquier necesidad que pueda surgir.

Además del trabajo directo con las víctimas de violencia de género, el proyecto incluye la puesta en marcha de medidas de cooperación empresarial, alianzas dirigidas a reforzar la adquisición de competencias y de sensibilizar a las empresas sobre la importancia y los beneficios de la contratación de mujeres en dificultad.