CSIF Córdoba denuncia la pérdida de trabajadores en la Administración General del Estado

CSIF Córdoba señala que las plantillas están reducidas al mínimo, además de que están envejecidas con una media de edad cercana a los 60 años y, por tanto, propensas a las bajas por enfermedad

CSIF Córdoba denuncia la grave falta de personal existente en la práctica totalidad de la Administración General del Estado (AGE) en la provincia, una situación que se ve agravada durante el verano con un mayor número de puestos sin cubrir en entidades como la Seguridad Social, el Servicio Público de Empleo Estatal, la Agencia Tributaria, la Jefatura Provincial de Tráfico, la Subdelegación del Gobierno o la prisión de Alcolea, entre otros.

Plantillas reducidas al mínimo

El responsable del Sector de AGE de CSIF Córdoba, Francisco Guerrero, señala que las plantillas están reducidas al mínimo, además de que están envejecidas con una media de edad cercana a los 60 años y, por tanto, propensas a las bajas por enfermedad. El dirigente sindical considera especialmente preocupante que “a corto plazo no hay perspectivas de que se arregle esta situación, ya que las plazas de la oferta de empleo público (OPE) de este año, que consideramos como positiva, es muy posible que no se cubran hasta finales de 2020 o principios de 2021”.

CSIF, sindicato mayoritario en la AGE en Córdoba, recuerda que viene denunciando desde hace años esta grave situación, que “afecta a la calidad de los servicios públicos que se prestan a los ciudadanos”. El sindicato resalta que el principal objetivo en la negociación con el Ministerio de Función Pública es la consecución de empleo neto tras la pérdida de casi un millar de trabajadores de la AGE en Córdoba desde 2010, que ha visto mermada su plantilla en este periodo en un 26%, según los datos oficiales del Boletín Estadístico del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas.

El máximo responsable del Sector de AGE de CSIF Córdoba indica que la OPE de este año, según informa el Gobierno central, incluye una oferta de 11.338 plazas, de modo que, dado que las bajas en 2018 se cuantificaron en un total de 8.979, se calcula que la creación de empleo neto se sitúa en los 2.359 puestos. Guerrero destaca que las plazas de oferta libre superan en 2.640 a las del año pasado, “una buena progresión, pero insuficiente, porque en España hay más de 30.000 empleados a las puertas de la jubilación, a lo que hay que añadir las bajas por incapacidad temporal de larga duración”.