Cuando la Feria dejó de ser de Nuestra Señora

Para situarnos hemos  de emprender un viaje al pasado de tan solo 87 años

Feria de Mayo

La Feria de Mayo de 1932 tuvo un apretado e intenso programa de actos durante la decena de días que duró. No obstante, hubo una nota discordante, que ya no era nueva, de la que se hizo eco la revista Córdoba Gráfica por medio de un editorial, “El nombre de la Feria” . En un alarde de laicismo republicano municipal, acorde con los tiempos que se vivían, se desposeyó del nombre que, desde tiempo casi inmemorial, la Feria de Mayo cordobesa ostentaba.

No sabemos qué feria ha pasado en Córdoba, si la de Nuestra Señora de la Salud, la de la Salud, simplemente, o la de Mayo”, comenzaba dicho editorial. Se ponía de manifiesto que “sería conveniente para lo futuro. Puesto que ahora por nuestra calidad de laicos oficiales, no se quiere denominar a la feria con su auténtico y tradicional nombre, cual es el de Nuestra Señora de la Salud, que las fiestas cordobesas de Mayo, tengan un nombre que haga honor a su importancia, pues el de Feria de la Salud, sin el pronombre de Nuestra Señora’ nada dice”.  La verdad es que, tras la proclamación de la Segunda República, la palabra Real desapareció del Madrid y la Feria de Nuestra Señora de la Salud se convirtió en la Feria de la Salud y, en años posteriores, en Feria de Córdoba. Tal cual.

 

Feria de Mayo cordobesa

Suponemos que Carlos J. Ortiz, director de la publicación, es la pluma que vierte estas opiniones, que sustenta en la afirmación de que, conocidos por todos los cordobeses la historia y el origen de la Feria, “en el momento en que se desfigura su denominación se pierde el hilo de su historia” y aporta posibles soluciones, como llamarla Feria de Mayo cordobesa, Festejos de Primavera de Córdoba…”si no se le quiere conservar el suyo de Nuestra Señora de la Salud, pero algún nombre oficial tiene que tener nuestra Feria, puesto que el programa de festejos es oficial”.

Feria de MayoLa editorial recuerda a los lectores el origen del nombre de la Feria. Fue el hallazgo de una imagen de la Virgen en un pozo próximo a donde se celebraba desde antaño el mercado de ganados y de las propiedades curativas, saludables, del agua allí contenida, denominándose el pozo de la Virgen de la Salud. Allí se levantó una capilla que es la del Cementerio del mismo nombre, que fue construido junto a la mencionada capilla, finalizada al inicio del último tercio del siglo XVII. Este fue el germen de la susodicha Feria de Nuestra Señora de la Salud.

Imagen del pozo donde la tradición dice que apareció la talla de la VirgenNo queda ahí el reproche de Córdoba Gráfica, ya que el propio cementerio había perdido su primitivo nombre, “siendo el Cementerio Municipal del Distrito de la Izquierda”.  Nuestra Señora y la Salud se habían ido a hacer puñetas. Por cierto, durante aquella feria hubo tres sesiones de fuegos artificiales. 87 años después, solo hubo una. Es solo un dato.