El Juzgado de lo Mercantil decreta el concurso voluntario de Rabanales 21 que ésta solicitó

Altamar Concursal SLP se hará cargo de las funciones de administrador concursal

El Juzgado de lo Mercantil número uno de Córdoba ha decretado en un auto declarar el concurso voluntario de acreedores para el Parque Científico Tecnológico de Córdoba, Rabanales 21, lo que ha hecho dos meses después de que el consejo de administración del propio parque acordase acogerse al concurso voluntario, el pasado 23 de marzo, por mayoría y en una sesión telemática celebrada ya con el estado de alarma por el Covid-19 en vigor.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes de Rabanales 21, las cuales han precisado que Altamar Concursal SLP se hará cargo de las funciones de administrador concursal, si bien, según precisa el auto, “el deudor (Rabanales 21) conservará sus facultades de administración y disposición de su patrimonio”.

Esta resolución judicial, que ha adelantado ‘ABC Córdoba’, se ha producido tras el mencionado acuerdo adoptado, en tal sentido, por el consejo de administración de Rabanales 21, que en su momento informó que, con ello, “pretende solventar las dificultades financieras, derivadas del pago de la deuda que arrastra desde hace años” la sociedad y “dotarla así de estabilidad a largo plazo”. Los acreedores de la sociedad son administraciones públicas (Junta de Andalucía, Ministerio de Economía y Universidad de Córdoba) siendo la deuda actualmente vencida la correspondiente a la Junta.

Pese a las discrepancias sobre la idoneidad en aquellos momentos de la medida adoptada, todos los consejeros manifestaron su predisposición a “trabajar para que el Parque sea un proyecto más fuerte y vertebral para la economía de su entorno”.

El presidente del consejo de administración, Manuel Pineda, quien intentó parar la votación, en desacuerdo con solicitar el concurso voluntario que ahora ha sido declarado por el Juzgado de lo Mercantil, quiso enviar un mensaje de “tranquilidad a la comunidad de empresas ubicadas en el Parque”, y transmitirles que esta situación “no va a afectar a su día a día”.

De hecho, avanzó que, “en los próximos meses, Rabanales 21 continuará su actividad, centrado en facilitar acciones de dinamización y encuentros empresariales para fortalecer nuestro tejido productivo, y en potenciar la interacción entre los agentes del conocimiento y las empresas y emprendedores”.

Por su parte, Grupo Cinco justificó su voto a favor del concurso, “dada la situación en la que quedó Rabanales 21 tras recibir la negativa de la Junta de Andalucía para el aplazamiento del pago de la deuda vencida, derivada de los préstamos participativos, lo que implícitamente impide continuar con las líneas de trabajo iniciadas por la sociedad, bien para saldarla a través de una dación en pago con suelo o bien para reestructurarla a más largo plazo”.

De igual forma, Grupo Cinco dijo no comprender que “en una situación de caos generalizado en la economía y pese a que todas las administraciones están haciendo llamadas colectivas a la preservación del empleo y la actividad económica, la Junta de Andalucía no acceda a conceder las esperas solicitadas, avocando al consejo de administración a presentar un concurso de acreedores”. También espera “que se trabaje en un plan que dé viabilidad de futuro a la sociedad”.

Desde la Universidad de Córdoba (UCO), por su lado, se instó a los socios a que, “hasta el momento en el que se presente el concurso”, ya declarado judicialmente, hicieran “todo lo posible para enervar la mencionada situación de insolvencia provocada por la negativa de la Junta de Andalucía a otorgar una espera, como sí ha hecho la Universidad, mostrando así su firme compromiso con el Parque y, por extensión, con la sociedad cordobesa”.

POSTURA DE LA JUNTA

Por su parte y tras el acuerdo del consejo de administración de Rabanales 21 de acogerse al concurso voluntario, la Junta de Andalucía afirmó que “seguirá trabajando por la consolidación de un espacio tecnológico que impulsa el desarrollo económico de la provincia”, opinando, según dijeron entonces a Europa Press fuentes de la Administración autonómica, que el concurso servirá para “ordenar la situación financiera de la entidad y darle viabilidad”.

A este respecto, desde la Junta se recordó que “la gestión pasada del Parque ha pasado por dos procesos concursales, un ampliación de capital y un plan de viabilidad, y ninguno de ellos ha conseguido dar viabilidad al Parque”, señalando que, además, el nuevo proceso concursal “no impide la normal actividad del Parque” y que la decisión de acudir al concurso “también obedece a criterios de cumplimiento de la legalidad vigente en materia económica y mercantil”.

Además, a juicio de la Junta, “el concurso permitirá buscar fórmulas para garantizar la viabilidad de la sociedad” y que ésta sea “gestionada con criterios de eficiencia y sostenibilidad económica”, a lo cual se sumará que la Junta seguirá apostando por la “consolidación” de Rabanales 21.

Por otro lado, desde la Junta se aclaró que “no podía capitalizar la deuda” de Rabanales 21, que le ha llevado al presente concurso, “porque vulneraba la normativa comunitaria en materia de ayudas de Estado”, mientras que, sobre “la dación de activos para liquidar deuda”, la Administración autonómica señaló que “se requieren tasaciones y procesos, igualmente homologados, y éstos dejaron de manifiesto la imposibilidad de IDEA de proceder a la misma”.

Finalmente, desde la Junta se recordó que ya manifestó su “disposición a concurrir a una posible ampliación de capital” de Rabanales 21, “si lo hacían todos los socios”, pues no podía hacerlo en solitario, ya que ello, nuevamente, vulneraría “la normativa comunitaria en materia de ayudas de Estado”.