“Desconsuelo”, nueva marcha procesional de Alfonso Lozano

 “Desconsuelo”  se unirá a sus grandes marchas “La Sangre y la Gloria“, “La Amargura” o “Mercedaria

Desconsuelo
Ntra. Sra. del Desconsuelo/ÁLVARO CÓRDOBA

Alfonso Lozano Ruiz ha compuesto una nueva marcha procesional dedicada, en este caso, a Nuestra Sra. del Desconsuelo en Su Soledad, titular mariana de la hermandad cordobesa del Santo Sepulcro. Al hilo de otras composiciones suyas como La Sangre y la Gloria, La Amargura (Cádiz) o Mercedaria presentimos que esta nueva obra conseguirá “tocar” el alma de quienes podremos escucharla en breve.

El compositor cordobés explica a Ahora Córdoba algunos detalles sobre la misma que hacen presentir el éxito de esta nueva composición musical. Iniciativa que surge por el deseo de varios hermanos de la citada cofradía, Álvaro Doctor, José Gallardo y José Cosano, de regalar a la Señora de la Compañía una marcha procesional.

Estreno

Curiosamente, esta marcha fue encargada con independencia del 25 aniversario de la primera salida procesional de esta bendita imagen en el Viernes Santo y que se cumple en 2020. Se estrenará el próximo 22 de marzo en el Concierto de Cuaresma organizado por la Agrupación de Córdoba y a celebrar en el Gran Teatro.

Un concierto que estará a cargo, nada más y nada menos, que por la Banda de Música del Maestro Tejera (Sevilla), la mejor del panorama musical de toda Andalucía. Lozano asegura que para él es “un honor” y más cuando fue el propio director de Tejera, José Manuel Tristán, quien le llamó. Se interesó por su marcha y la posibilidad de estrenarla con esta ocasión.

La mano “generosa y alargada” del Cofrade Ejemplar de este año, Fernando Morillo-Velarde, también ha estado presente en este logro por ambos lados.  Él se quita mérito pero ha estado ahí.

Con su larga trayectoria cofrade no es extraño que sea amigo del impulsor de la iniciativa, Álvaro Doctor, del compositor, Alfonso Lozano y del músico sevillano, responsable de dicha banda, en la que ha participado ocasionalmente como corneta.

Estructura

Según explica el autor de esta marcha a este medio, en la introducción de esta partitura ya aparece el motivo que se irá desgranando a lo largo de la marcha. Comienzo donde domina el tono grave, “modo menor”, propio de las marchas fúnebres.

En seguida, señala Lozano, “la marcha adquiere mucha fuerza y carácter; recalca varias veces el motivo. Se asienta un ritmo más solemne para volver el leitmotiv principal, más desarrollado hasta que se reexpone con acompañamiento de cornetas y tambores”.

Desde ahí enlaza en “modo mayor” con el segundo tema, más reposado, tranquilo en el que interviene el Coro Cantabile entonando la oración del Ave María en latín. Vuelve el tema primero con “seriedad y recogimiento”. Cualidades que, señala el autor, adornan el tránsito de la hermandad del Santo Entierro por la calles de nuestra ciudad.

Y es en ese momento cuando se acentúa el carácter más “dramático” de la marcha ante la presencia del Señor yacente y el dolor de Su Madre del Desconsuelo. Es tanto el sufrimiento que “parece que su mirada está perdida y parece que casi ni siente”.

Particularidades

Esta marcha nace con una premisa que todos tienen asumida dentro y fuera de esta cofradía. Por el momento, y mientras no exista una modificación en sus reglas, no se interpretará tras el palio de esta imagen en la tarde noche del Viernes Santo.

Será, asimismo, la primera marcha para banda de música no sólo dedicada a la Virgen del Desconsuelo sino a la propia hermandad cordobesa del Santo Entierro. Y es que marchas como “Un recuerdo” de Eduardo Lucena  o las dos marchas fúnebres de Martínez Rücker  fueron dedicadas a la procesión como tal.

Y también un detalle: en la particella de cornetas hay una parte de un compás que recuerda a una marcha del propio Lozano titulada “Maestro y amigoy que éste dedicó a José Juan Gámez Varo, hijo del gran Pedro Gámez Laserna. Autor éste, entre otras grandes obras, deSaeta Cordobesa“, “Salve Regina Martyrum oPasa la Virgen Macarena“.