La DGT denuncia en cinco días a 38 autobuses escolares en una campaña especial

Una campaña de la DGT en Córdoba se salda con 57 controles a autobuses escolares y casi cuarenta sanciones

Cincuenta y siete autobuses escolares dedicados al transporte en la provincia de Córdoba han pasado los controles pertinentes durante la campaña especial de la DGT desarrollada entre el 3 y el 7 de febrero. Tras su examen, casi el 67% de ellos han sido denunciados. Es decir, 38.

La Subdelegación del Gobierno Central en Córdoba ha informado que los agentes han comprobado que las autorizaciones y documentos que deben tener dichos vehículos sean los correctos para la prestación del servicio. Además, éstos han corroborado que las condiciones técnicas y elementos de seguridad de los vehículos son los que exige la normativa. Así como los requisitos especiales que debe cumplir el propio conductor, como son el permiso de conducción o los tiempos de conducción y descanso.

Los agentes, a lo largo de la semana que ha durado la campaña, han denunciado a 38 vehículos de los 57 controlados en total. Hay que destacar que en carretera ningún conductor dio positivo en el control de alcoholemia ni en el de drogas. Asimismo, ninguno de los vehículos incurrió en un exceso de velocidad.

La importancia que tiene el cinturón de seguridad en caso de accidente ha requerido de una especial advertencia hacia el uso de éstos en aquellos vehículos escolares que los lleven instalados. Así, se ha detectado que uno de los 38 autobuses denunciados carecían o no hacían uso del cinturón o del sistema de retención infantil.

Las irregularidades administrativas son las que mayor número de denuncias han requerido en esta campaña de la DGT sobre los autobuses escolares. El hecho de no contar con la autorización especial para realizar transporte escolar ha supuesto la denuncia a 20 vehículos. Es decir, el 35% del total de vehículos controlados.

Por otro lado, no tener contratado un seguro de responsabilidad ilimitado como recoge la Ley ha dado pie a una decena de denuncias (17,4%), a lo que se suma que cuatro de los vehículos controlados (7%) no llevaban la señal de transporte escolar obligatoria cuando se realiza este tipo de viajes.

Los agentes de Tráfico de la Guardia Civil, además, han visto que una docena de buses escolares presentaban problemas en las puertas de servicio y emergencias, así como en sus dispositivos de accionamiento. Además, el estado de los vehículos es un aspecto clave en el transporte escolar. Lo cual se nota en que ningún vehículo circulaba sin la ITV en vigor.

Y en lo referente a estar más tiempo conduciendo de lo establecido o minoración del descanso, ningún conductor ha sido sancionado por este motivo. Sin embargo, tres fueron castigados por no viajar con una persona responsable del cuidado de menores.