Se buscan, y no dejarán de buscarse hasta que se encuentren

Día Mundial de las personas desaparecidas sin causa aparente
Este sábado 9 de marzo se celebra el Día Mundial de las personas desaparecidas sin causa aparente, una fecha en la que no nos olvidamos de Paco Molina, Antonio Muñoz, Angelines Zurera, Rafael Muriel o Francisco Bonilla, entre otros. Ellos son solo algunas de las personas que aún están desaparecidas en Córdoba. Tanto familiares como asociaciones piden más medios para localizar a las personas que se encuentran en paradero desconocido.

Cada año se denuncian en Córdoba más de 100 desapariciones, una cifra alarmante que muestra que los casos de personas desaparecidas se han convertido en un problema social que va en aumento.
“No pueden tirar con más casos y tan pocos medios”, nos contaba Isidro Molina, padre del desaparecido Paco Molina en un acto realizado el pasado mes de octubre con motivo del cumpleaños del joven. “Hay falta de personal, falta de medios, y en los tiempos en los que estamos no se debe permitir”.
FOTO: RAFA ALCAIDE
No hay medios pero peor aún es cuando un juez decide archivar un caso. De esto precisamente hablaba en el mismo acto Paco Lobatón, presidente de QSD Globlal. “Hay un doble parón, uno cuando los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado confiesan sus limitaciones, y a esas limitaciones evidentemente hay que ponerles remedio. Pero hay otra situación que es si cabe todavía más grave, que es cuando los jueces se ven en la tesitura de archivar y sobreseer los casos de desaparecidos, y dejan a la familia con la sensación de que ahí se acaba todo, aunque oficialmente no se acabe, aunque cuando se le pregunta a los responsables de la seguridad siempre dicen que la búsqueda continúa, lo cierto es que falta el incentivo jurídico, la herramienta jurídica para que realmente continúe y haya un camino eficaz hacia la resolución definitiva de cada caso”.
FOTO: RAFA ALCAIDE
En este sentido los padres de Paco Molina han visto un hilo de luz. El Juzgado de Instrucción número 7 de Córdoba ha reabierto la causa del joven cordobés que desapareció con 16 años de edad el 2 de julio del año 2015 en la capital cordobesa, tras contar con nuevos indicios de la Policía Nacional, que siempre ha mantenido abierto el caso.
Según ha confirmado a Europa Press el padre del joven, Isidro Molina, el juzgado ha reabierto hace unos días el caso que estaba provisionalmente archivado hace año y medio, “a raíz de la nueva línea de investigación de la Policía”.
FOTO: RAFA ALCAIDE
En este sentido, el padre se ha referido a las declaraciones del subinspector de Policía Nacional de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta, Carlos Segarra, en un programa de ‘La Sexta’ esta semana, en el que detalló que “la focalización ahora mismo está en las personas que rodeaban a Paco, bastante más mayores que él, que pueden tener algún dato que a lo mejor no han querido dar por miedo o porque les implica directamente en algún hecho que no es del todo lícito”.
Isidro espera que “esta línea lleve al paradero de Paco”, porque “en los tres años y ocho meses no ha habido ningún movimiento de esta magnitud, ni a nivel de juzgado, ni de Policía”, ha asegurado, para agregar que “algo sólido habrá para reabrir el caso”.
FOTO: RAFA ALCAIDE
Mientras, ha detallado que “la Policía ha buscado a Paco en diez países, entre ellos Irak y Siria, pero también en Italia“, entre otros. Los padres del joven, Isidro y Rosa, están viviendo esta búsqueda “incesante con la esperanza de volver a verlo algún día”.
FOTO: RAFA ALCAIDE
Cabe recordar que Francisco Molina Sánchez se encuentra en paradero desconocido desde el 2 de julio del año 2015, cuando quedó con unos amigos en la capital cordobesa. Desde el principio del caso, su padre ha puesto en duda que su hijo se marchara voluntariamente, dado que “no se llevó el dinero que tenía en casa, ni tampoco ropa”, por lo que no entiende cómo, según testigos, el menor tomó un autobús hacia Madrid, donde se le perdió la pista.