El alcalde de Córdoba respalda a la plantilla de ABB

José María Bellido ha expresado su rechazo al expediente de regulación de empleo presentado por la empresa, que afectaría a 49 trabajadores de la fábrica

El alcalde de Córdoba, José María Bellido, ha remarcado el compromiso del gobierno municipal de PP y Cs con la plantilla y con la estabilidad de la planta de ABB en la capital cordobesa, a la vez que ha expresado su rechazo al expediente de regulación de empleo (ERE) presentado por la empresa, que afectaría a 49 trabajadores de la fábrica en Córdoba.

Según ha informado CCOO en un comunicado, así se lo ha dicho Bellido al comité de empresa de ABB, a cuyos miembros ha recibido este lunes en el Ayuntamiento, junto a los secretarios generales de CCOO y UGT en Córdoba, Marina Borrego y Vicente Palomares, respectivamente, y a otros responsables sindicales, en un encuentro al que también ha asistido el tercer teniente de alcalde y delegado de Hacienda, Urbanismo y Ordenación del Territorio y Vivienda del Ayuntamiento, Salvador Fuentes.

En la reunión presentaron a Bellido y Fuentes la situación que vive la fábrica y le ha pedido al alcalde que defienda el empleo de la factoría cordobesa, ante lo cual, Bellido se ha puesto a disposición del comité de empresa para colaborar en lo que esté en su mano.

En este sentido, el alcalde ha explicado que este lunes ha informado al presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, de la situación que vive la planta de Córdoba, y que el Ayuntamiento está coordinado con la Administración autonómica, en concreto con la Consejería de Empleo.

El presidente del comité de empresa de ABB en Córdoba, Jesús Villegas (CCOO), ha trasladado a los responsables municipales que se ha solicitado a la empresa un plan industrial, “porque si seguimos mermando la plantilla no se va a poder asumir la carga de trabajo que hay pendiente”.

Por ello, Villegas ha expuesto la necesidad de implicar a los grandes clientes de la planta de ABB en Córdoba, entre ellos el Administrador de Infrestructuras Ferroviarias (ADIF), dependiente del Ministerio de Fomento, y grandes compañías eléctricas, “puesto que el desmantelamiento de la línea de interruptores no tiene justificación teniendo en cuenta que ha tenido una progresión ascendente”.