El Ayuntamiento de Córdoba aumenta las restricciones y limita aforos dentro de sus competencias

El alcalde de Córdoba, José María Bellido; y la primera teniente de alcalde, Isabel Albás, anuncian que el Ayuntamiento pasa al nivel 4 de alerta contra el coronavirus en sus actividades cotidianas de forma voluntaria

Después de cuatro meses de esfuerzo ciudadano para combinar salud y economía, el Ayuntamiento de Córdoba ha dicho basta e impone nuestras restricciones municipales. “Hasta aquí hemos podido aguantar”, ha concretado el alcalde de la ciudad. El avance del coronavirus en la capital mantiene una tendencia muy preocupante para el Gobierno local y la Consejería de Salud y Familias de la Junta. De ahí que voluntariamente se haya activado el nivel de alerta 4 en su actividad municipal.

Pese a que la ciudad está en el nivel 3 de las medidas de prevención contra la pandemia, la finalidad de esta decisión es la de contribuir a contener en la medida de lo posible el aumento de contagios.

Por tanto, desde este martes se endurecen las medidas contra el coronavirus en las actividades municipales. Se adelanta el cierre de parques y jardines a las 21:00 horas y los aforos de recintos deportivos se reducirán hasta el 40% de su capacidad. Mientras que en ceremonias civiles y nupciales se limita al 30%.

Menos usuarios en los buses de Aucorsa

Además, el Ayuntamiento de Córdoba incluye en sus restricciones decretar la suspensión de todos los actos institucionales de carácter municipal; y restringe la presencia institucional de la Corporación en eventos de ciudad. La reducción de aforos en eventos culturales a un máximo de 200 personas en el interior y 300 en el exterior.

En los autobuses urbanos de la empresa municipal Aucorsa se reducirá a la mitad la ocupación de los vehículos de personas de pie y se deberá dejar espacio libre en los asientos que se ocupen.

A tenor de los datos, Córdoba está en una situación de contagios que supera los 200 al día en la ciudad. La incidencia en 14 días, de seguir así la situación, haría que esa tendencia siguiese aumentando. Todo ello contando con que a través de las medidas ya adoptadas y la realización del cribado en la capital la semana pasada pudiese haber supuesto una bajada de los contagios. Pero no ha sido así.

Ahora toca hacer todo lo posible para, tal y como manifestó Isabel Albás, que “en Navidad podamos hacer una vida razonablemente normal”. El tiempo será juez y partícipe de lo que ocurra en el futuro más inmediato.