El cambio climático hará caer la producción de aceituna en Andalucía

Un estudio liderado por la Universidad de Córdoba estima que la producción se reducirá, en apenas 20 años, cerca de un 24% en Sevilla, la provincia que más sufrirá los efectos del cambio climático

aceituna en Andalucía
Rafael Villar (izq) y Salvador Arenas Castro (dcha), investigadores del estudio sobre la producción de la aceituna en Andalucía

No hace falta dirigir la mirada a los glaciares de Noruega, a los incendios de Australia o a las inundaciones en Brasil para ver los efectos del cambio climático. En España también se comienzan a percibir cambios que se multiplicarán en los próximos años. Y no sólo tendrá efecto sobre el clima, también salpicará al ámbito social y económico. En nuestro ámbito, un estudio de la Universidad de Córdoba junto al CICGE (Centro de Investigação em Ciências Geo-Espaciais, Faculdade de Ciências, Universidade do Porto) ha querido investigar cómo afectará el cambio climático a la producción de la aceituna en Andalucía. Uno de los principales pilares económicos de la región andaluza.

Para ello, se han servido de una herramienta conocida como Modelo de Distribución de Especies. La cual predice las zonas adecuadas para la presencia de una especie en función de características ambientales. Primero han estudiado los cambios que se producirán en el clima andaluz y cómo estos influirán en la distribución de las principales variedades de olivo que se utilizan en Andalucía. A continuación, han estimado, por provincias, cuál será la producción de aceituna en los próximos 20, 50 y 80 años en base al cambio producido en las áreas adecuadas.

Sevilla y Cádiz, las dos provincias donde más se notará el descenso de la produccción de la aceituna en Andalucía

En el caso de la variedad de olivo Nevadillo, que se produce en la zona cordobesa de Sierra Morena, se estima que, en 2100, ya no existirá área disponible para su cultivo. El cambio climático también afectará de manera importante a las variedades Manzanilla, Lechín y Picudo. “Las variedades más locales tendrán un gran riesgo de desaparecer ya que son producidas en áreas mucho más pequeñas con condiciones climáticas más específicas y, por lo tanto, mucho más expuestas al cambio climático”, advierte.

Por el contrario, el área favorable para el cultivo de la variedad Picual (la más extendida en Andalucía), aumentará potencialmente un 25%. Esto es debido, principalmente, a que zonas actualmente más frescas de Almería y Granada. Concretamente en la zona de la Alpujarra, se volverán adecuadas para su cultivo al incrementar las temperaturas.

La aceituna Picual, por su parte, aumentará un 25%

En cuanto a la producción de aceituna en Andalucía, la provincia más afectada por el cambio climático será Sevilla, con una pérdida estimada en el año 2040 del 23,35%. Para el año 2100, esta cifra ascendería a casi el 30%. Se estima que Cádiz también sufrirá gravemente estos efectos. Aunque se proyecta que para dentro de 20 años su producción se reduzca apenas un 8%, para el año 2100 esta cifra alcanzará el 24%.

Para Málaga, Córdoba y Huelva, la producción se reducirá un 18%, 9% y 7%, respectivamente. En Almería y Granada, por su parte, la producción potencial de aceituna se verá incrementada en un 13% y 6% dentro de 80 años. Para Jaén, la principal productora de aceituna, las pérdidas no serán tan acusadas. Debido a que precisamente, la variedad más utilizada es la Picual, una de las más resistentes.