El complicado rumbo de bares y restaurantes en Córdoba

El sector de los bares y restaurantes de la provincia de Córdoba ha perdido un 75% de su clientela desde el inicio de la pandemia. Muchos empresarios han reducido sus plantillas a la mitad en un 70% de los establecimientos según una encuesta del CAPT de la UCO

Van camino de nueve meses ruinosos. Sin ser ese punto de encuentro social en el que disfrutar de la compañía de familia y amigos. La pandemia ha castigado con una dureza de grandes dimensiones al sector de los bares y restaurantes en Córdoba.

Según un estudio del Centro de Análisis y Prospectiva del Turismo de la Universidad de Córdoba, el sector ha perdido desde marzo a un 75% de la clientela. Una losa muy pesada teniendo en cuenta que en su mayoría son negocios que arrastran alguna deuda y que no han podido acogerse a las ayudas del Gobierno central. Por ello, la solución a corto plazo que necesitan para no echar la persiana es la de “subvenciones a fondo perdido o créditos blandos”. Lo manifiesta el director del CAPT de la UCO, Manuel Rivera, quien expresa con lamento las importantes pérdidas económicas para el sector turístico en general.

Estas ayudas están resultando insuficientes para salvar a las empresas del sector. Caso, por ejemplo, de las de servicio de cátering. Sin apenas generar facturación desde marzo ante la suspensión de todos los eventos multitudinarios.

El escenario de la recuperación económica para el sector de la restauración apunta al tercer trimestre de 2021, sobre todo en Córdoba. Donde precisamente su gastronomía es una de las principales motivaciones de la demanda turística. Por ello, al sector no le queda otra que reflexionar en torno a nuevas líneas de negocio como el delivery.

Ricardo Hernández es profesor de Economía Financiera y Contabilidad de la UCO. Y asegura que en Córdoba ya se están dando casos reales que apuestan por esta nueva línea de negocio. La cual en todo caso “no vendrá a sustituir a la de siempre”.

En la actualidad, la provincia cuenta con unos 4.100 establecimientos de restauración, ubicándose más de la mitad en Córdoba capital y en el entorno de la Judería, la Mezquita-Catedral y la Ribera.