El Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios transmite que no existe alerta alimentaria sobre el cerdo

En relación con el brote de listeria declarado en nuestra CCAA en estos últimos días, el Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios desea transmitir el siguiente comunicado

1º)

El sistema de seguridad alimentaria que rige en la Comunidad Autónoma de Andalucía y en el Estado español se configura como uno de los más seguros en todo el mundo. De hecho, nuestro modelo ha sido adoptado por muchos otros países de nuestro entorno. Dicho sistema, basado en un mecanismo de doble control – por una parte, el denominado autocontrol que deben ejercer las propias empresas productoras, y por otra parte el control ejercido desde la Administración Pública competente-, cuenta para su puesta en práctica, con un amplio elenco de profesionales sanitarios –Veterinarios en su mayor parte-, altamente cualificados, que día a día, tanto desde el sector público como desde el privado, velan por mantener el alto nivel de seguridad alimentaria de que goza nuestro sistema en la actualidad. Si bien es cierto que el riesgo cero en seguridad alimentaria no existe.

El Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios muestra su total respaldo y consideración hacía todos estos profesionales y a su denodada labor, poco conocida y reconocida por los consumidores y la sociedad en general.

Debemos también mostrar nuestro apoyo a la Consejería de Salud y Familias en la gestión de esta delicada situación de crisis. Así como la confianza en la competencia que para ello vienen demostrando los profesionales que la integran, considerando que en momentos como este, resulta fundamental aunar esfuerzos en aras de un objetivo prioritario como es la defensa de la Salud Pública.

2º)

El brote de ‘listerosis’ declarado obedece, sin duda alguna a un hecho puntual y perfectamente localizado. Provocado muy probablemente por la falta de higiene en el proceso productivo del producto, lo que denota la más que probable existencia de fallos en los sistemas de autocontrol interno de la industria productora y, en especial, la más que posible ausencia de controles de listeria de acuerdo al reglamento CE 2073/2005, de la Unión Europea.

3º)

A día de hoy no existen evidencias de que la carne de cerdo utilizada sea la responsable de la infección, sino más bien, el proceso de manipulación que se produce tras el horneado de la carne. Por tal motivo no existe razón alguna para difundir una alerta alimentaria en la que se recomiende dejar de consumir productos procedentes del cerdo, cuya salubridad sigue estando totalmente garantizada.