El Córdoba se desploma rozando el ridículo ante el Lugo (0-4)

158

Los blanquiverdes cayeron derrotados por un contundente Lugo que se llevó un justo triunfo de El Arcángel. Los blanquiverdes a once puntos de la permanencia restando veinticuatro en juego

Córdoba se desploma rozando el ridículo ante el Lugo
Fernández, Andrés y Aguado durante un partido | Córdoba CF

El Córdoba CF recibía al CD Lugo como última bala para aferrarse a la salvación. Un Domingo de Ramos en el que El Arcángel presentaba una de las peores entradas de la temporada, sin cubrir ni siquiera la mitad del aforo. Tras la derrota en Elche, el combinado de Rafa Navarro se veía en la obligación de aminorar el número de puntos a los que se encontraba la salvación. El conjunto gallego se llevó los tres puntos de su visita a Andalucía y sentenció a los blanquiverdes a falta de ocho de jornadas para el final.

El Córdoba CF salió tan apático como el ambiente en las gradas. Transcurría el minuto cinco de partido cuando el Lugo ya tuvo su primera ocasión clara. Tete Morente, tras recibir en zona de tres cuartos, tuvo tiempo para darse la vuelta y armar un fuerte disparo, que se fue rozando el poste derecho de la meta defendida por Lavín. Un primer acercamiento que tan solo advertía de lo que sucedería siete minutos más tarde. En el doce de partido Cristian Herrera asistió a Escriche para que rematara a placer para poner el 0-1 en el marcador. El Arcángel estalló en silbidos. De nuevo veía a su equipo abajo en el marcador.

Tras el gol, los gallegos se hicieron con la pelota y continuaron elaborando su juego. A los dieciséis minutos pudo llegar el 0-2. Un buen disparo de Giorgi Aburjania se estrelló en la madera de la portería cordobesa. El mosqueo en la grada era, al cuarto de hora, considerable.

A la media hora, los califales contaron con su primera ocasión clara, que salió de las botas de una de las pocas buenas noticias de la temporada, Andrés Martin. El canterano lograba conectar un buen disparo que acabo por estrellarse en el poste izquierdo de la meta defendida por el excordobesista Juan Carlos.

Rozando el descanso, el Arcángel volvía a perder los nervios con una nueva ocasión del Lugo, que daba la sensación de acercarse a la meta local con demasiada facilidad. En ese punto, Rafa Navarro movió el banquillo para dar entrada a Álvaro Aguado, en sustitución de Álex Quintanilla, que se marchaba con una sonora pitada. Luis Muñoz retrasaba su posición junto a Chus Herrero y el jiennense, se incorporó a la medular junto a Bodiger.

Tras el descanso, misma dinámica y otros tres goles encajados

Con el pitido de Ocón Arráiz a vestuarios los 9.786 aficionados que acudieron al encuentro estallaron en forma de silbidos hacia los jugadores locales que, no mostraron en ningún momento la sensación de querer salir del atolladero del descenso.

En la segunda mitad, fueron los blanquiverdes quienes lo intentaron primero. Bodiger disparó por encima de la portería lucense. Sin embargo, tan solo un minuto después llego el mazazo definitivo para el conjunto califal en forma de gol en contra. Juan Carlos Lazo, que sonó en verano para reforzar la plantilla, puso tierra de por medio rematando con calidad a la escuadra derecha para hacer el 0-2. En el cincuenta, Yann Bodiger vio cartulina amarilla. El francés se perderá el siguiente partido en Oviedo. De más a menos la aportación del galo al equipo esta temporada.

El ambiente en el Arcángel y en el césped no era precisamente de remontada. El 0-3 llegó a la hora de juego. Cristian Herrera batió a Lavín y el partido quedo sentenciado. La afición, harta de disgustos, se marchaba prodigando cánticos ofensivos hacia directiva y jugadores a partes iguales. A partir del tercer gol visitante, la segunda parte se convirtió en un trámite en el que los locales agonizaban y los visitantes evitaban cualquier tipo de peligro hacia su meta.

En el tramo final, el Lugo hizo el 0-4, obra de Tete. Un gol que haría levantar de su asientos a la afición local para aplaudir y celebrar irónicamente el tanto del conjunto gallego. Más de pie y medio en 2ªB. Once puntos de distancia y el gol-average perdido. La temporada bien se podría resumir en el partido de hoy. Un quiero y no puedo. Bueno, más bien no quiero y no puedo. Tristemente el Córdoba va camino del pozo y, lo que es peor, los responsables no han hecho nada para remediarlo ni tampoco dan la cara.