El gran Drago Canario del patio de la Plaza de las Tazas, planta singular

El Real Jardín Botánico ha concedido el premio a este ejemplar de 40 años y más antiguo cultivado en nuestra ciudad participante en el concurso de los Patios de Córdoba

Drago Canario Plaza Tazas
Pepe y Cristina con el Drago Canario de la Plaza Tazas de fondo | INGEMA

La presidenta del IMGEMA, Cintia Bustos Muñoz, ha entregado este jueves el galardón de planta singular de los Patios de Córdoba al Drago Canario del patio de la Plaza de las Tazas, 11. Sus cultivadores y cuidadores, Cristina y Pepe, recibieron con orgullo el diploma que se les entregó del Real Jardín Botánico de Córdoba.

El Drago Canario, Dracaena draco L. es una planta que vive en la Macaronesia. En las Islas Canarias hay ejemplos milenarios, como el de Icod de los Vinos en Tenerife. Este espectacular ejemplar es el más antiguo cultivado en los patios de Córdoba y cuenta con unos 40 años de antigüedad.

La existencia de este ejemplar, que se pierde entre el verdor y la abundancia de plantas de este patio, pone de manifiesto el buen hacer de los cuidadores y cuidadoras de los Patios de Córdoba. Como Cristina y Pepe, contribuyen a engrandecer esta fiesta tradicional en nuestra ciudad.

Sobre el galardón de planta singular

Cada año, desde el 2010, el Real Jardín Botánico de Córdoba otorga una distinción a la planta o grupo de plantas, de entre las que se cultivan en los patios presentados a concurso. Se valora tanto la planta como los cuidados y técnicas de cultivo que se aplican para que luzcan así en estos recintos. Ese saber hacer en el mantenimiento y manejo de las plantas es también parte importante de este premio.

A pesar de que este año no se ha celebrado el certamen de patios como tal, el IMGEMA ha querido mantener la entrega de su galardón. Hasta la fecha, los galardones entregados han valorado tanto ejemplares aislados con un papel determinante en el patio. Como el caso del limonero en espaldera de Maese Luis, 22 o la costilla de Adán de la calle Parras, 5, junto con plantas sencillas y tradicionales, como las azucenas cultivadas por Mariana en la calle Escañuela o el geranio basto, que es el orgullo del patio de Inés y José Luis, en Barrionuevo, 22.

En 2018 recayó en la kentia cultivada por Isabel en Maese Luis, 9, y el año pasado en el
rosal del patio de Barrionuevo, 43. La concesión de este galardón es un reconocimiento desde el IMGEMA y una muestra más de su implicación con el concurso de los patios. En este sentido, Carmen Jiménez y Alfonso Jiménez, de la Unidad Técnica del Jardín Botánico, mantienen un contacto directo y permanente con los cuidadores y cuidadoras de los patios durante todo el año prestando su ayuda cuando es requerida.