El sector turístico no da por perdida la temporada estival y ya se prepara contra el Covid-19

Desde el sector turístico se resignan a esperar a diciembre para arrancar. Sería el fin de muchas empresas, que no podrían soportar diez meses sin facturar

Sector Turístico

Pocos han sido los sectores de la economía mundial que no han sufrido las terribles consecuencias del Coronavirus. De ellos, uno de los que ha salido peor parado ha sido, sin duda, el sector turístico. El espacio aéreo ya no es un enjambre de aviones y los hoteles, vacíos de clientes, únicamente abren para, de forma altruista, acoger a quienes lo necesitan. Sería imposible cuantificar hasta qué nivel llegan las pérdidas por este parón pero, sin duda, serán por siempre recordadas como una de las peores crisis para el turismo.

Una situación global que, igualmente, se da a nivel nacional, autonómico y provincial. Así es. Córdoba, pese a su resistencia numantina al virus – ‘solo’ 1.400 casos y apenas cinco fallecidos por centenar de contagiados – también se ha quedado en casa desde el 14 de marzo. Han cerrado restaurantes, hoteles y hostales, y la actividad de las agencias de viajes ha consistido más en trámites relacionados con cancelaciones que en gestionar nuevas contrataciones.

Viajes Palmasur es una agencia de viajes cordobesa, ubicada en el número 21 de la Avenida Manolete, en Córdoba Capital. Para nosotros, es la radiografía perfecta de lo que sucede con otras agencias, independientemente de su estatus, y del estado actual del sector turístico en general. Hablamos con Paco Cano, su gerente, quien nos cuenta que, ahora, “son todo pérdidas y devoluciones”. En definitiva, una época “bastante complicada, muy dura” que afronta, ahora, la temporada alta en la ciudad.

Ya desde abril, la Semana Santa debería haber supuesto el aumento de visitantes en nuestra ciudad. Sin embargo, no se celebró. Una situación por la que también han pasado los grandes eventos de abril, y por la que pasarán las citas del mayo cordobés: no habrá cruces, patios, ni feria.

“Este año toca estar un poco más cerca”

Es por ello que las miradas de hosteleros, hoteleros y agentes turísticos están ya centrados en los meses de verano, la temporada alta del sector. En este sentido, Cano asegura que “ya hay un plan” por parte de los responsables hoteleros. “Van a abrir”, explica el gerente, siempre y cuando “la ley lo permita” y, por supuesto, “con una serie de normativas y protocolos para mostrar esa seguridad que la gente busca cuando va de vacaciones”.

Pese a ello, parece evidente que no será el verano del turismo de masas. Más bien, crecerá el denominado turismo de cercanía. Aquí, cobrarán protagonismo las islas, ya sea Baleares o Canarias; y los destinos peninsulares, tanto de España como de Portugal. Sin dejar de lado el turismo tradicional de sol y playa, parece que la tendencia virará estos meses hacia parajes algo más aislados e interiores, con gran demanda de apartamentos y casas rurales. Opciones en las que impera “el sentido común” explica Cano, para conocer rincones “preciosos y desconocidos” tanto en islas como en la propia península.

Decepción del sector turístico con su ministra y pulla a Facua

En cuanto a las medidas que se reclaman a las administraciones, Cano pide “que sean sensibles con la problemática que se genera” no solamente en el sector turístico, sino también en el de la hostelería y el ocio. Para ello, alaba la puesta en escena del ministro de Consumo, Alberto Garzón, pero echa de menos “declaraciones de la ministra de Turismo”, en referencia a María Reyes Maroto.

No obstante, el gerente de Viajes Palmasur valora positivamente la puesta en marcha de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) pero echa en falta una mayor planificación.

Por otro lado, Cano ha tomado la palabra para, en nombre de las agencias de viajes, criticar duramente a Facua, que recientemente desaconsejó contratar viajes para los meses de verano. “Desde hace varios años, Facua tiene algo en contra de las agencias de viajes físicas”, denuncia el gerente, quien pide que “por favor, no generalicemos”. Si bien reconoce que hay empresas que pueden no ser empáticas con sus clientes, no es el caso más común, por lo que pide a la asociación de consumidores que “no tenga esta fijación con nosotros”.

Para Viajes Palmasur, al igual que para el resto de agencias de viajes, “nuestros clientes son nuestro activo” y el boca a boca hace crecer los problemas rápidamente. “Le pido, por favor, a Facua, que no desprestigie las agencias de viajes, porque creo que desconoce nuestra labor” apunta.