El Hospital Reina Sofía inicia el camino de la cirugía robótica orofaríngea en Andalucía

Ningún otro equipo de otorrinos en Andalucía ha incluido en su cartera de servicios este tipo de cirugía

Reina Sofía cirugía robótica
El equipo de otorrinolaringólogos del Reina Sofía que ha iniciado la cirugía robótica. – JUNTA DE ANDALUCÍA

La Unidad Intercentros de Otorrinolaringología del Hospital Reina Sofía de Córdoba y del Hospital Comarcal Infanta Margarita de Cabra (Córdoba) ha llevado a cabo durante el pasado enero las primeras cuatro intervenciones quirúrgicas mediante cirugía robótica que se han realizado en Andalucía.

Se trata de un hito en esta comunidad autónoma. Ningún otro equipo de otorrinos en Andalucía ha incluido en su cartera de servicios este tipo de cirugía, que en este campo concreto aporta importantes mejoras para el paciente.

Las dos primeras intervenciones se realizaron el día 17 de enero. Ell 31 las otras dos operaciones. En concreto, el equipo de cirugía robótica, compuesto por otorrinolaringólos, enfermeros y anestesista, ha intervenido un caso de epiglotoplastia (cirugía del sueño). Un paciente con quiste de vallecula (zona entre la base de la lengua y la epiglotis). Otro con tiroides lingual (tumoración de tejido tiroideo en la base de la lengua) y a un paciente con un quiste en la epiglotis. Todos ellos han sido intervenidos con éxito y han experimentado una rápida recuperación.

Según ha explicado el director de la unidad y cirujano principal, Francisco Muñoz del Castillo, han empezado “con cirugías de tumores benignos, quistes y apnea del sueño, que son patologías que se ubican en áreas muy concretas de la faringe y la laringe”.

Objetivo

Su objetivo es “continuar con cirugía oncológica hasta extender este abordaje a todas las patologías indicadas. Ya que esta modalidad aporta numerosas ventajas para el paciente y el profesional”. Así, el equipo de otorrinos espera realizar en un año un 10% las intervenciones quirúrgicas de su especialidad (800 al año) mediante cirugía robótica.

Para iniciar esta andadura, los especialistas Francisco Muñoz y Leonardo Rodríguez han estado desarrollando una formación teórica y práctica durante un año con un simulador de cirugía robótica, además de completar satisfactoriamente la formación externa que les acredita para el uso del da Vinci.

Ventajas

Además de las ventajas generales que el robot aporta a todas las intervenciones (precisión, visión tridimensional, mayor movimiento al disponer de cuatro brazos con gran margen de giro y pequeñas incisiones), la cirugía robótica en este tipo de patologías se traduce en importantes mejoras asistenciales para el paciente.

En este sentido, Francisco Muñoz ha destacado que, para los especialistas “es muy importante tener un acceso fácil a la zona de la intervención. Que suele ser muy pequeña, de escasos centímetros”.

También ha recordado que “antes de la cirugía robótica, muchas intervenciones requerían el abordaje externo desde la zona cervical o mediante mandibulotomía (abrir la mandíbula). Gracias al da Vinci, podemos acceder a la zona dañada con un abordaje transoral, con una visión 3D muy nítida que observamos a través de pantallas, gracias al endoscopio e intercambiando las pinzas de los brazos del robot en base a las necesidades que la cirugía vaya requiriendo”.

Por este nuevo procedimiento, el paciente experimenta menos sangrado. Se reduce el riesgo de complicaciones y, en muchos casos, se evitan reconstrucciones. Ya que la cirugía que se realiza es mínimamente invasiva. “Es una cirugía menos agresiva, que revierte también en el menor dolor postoperatorio, mejor calidad de vida para el paciente y menor tiempo de recuperación”.