El Hospital Universitario Reina Sofía inaugura su Banco de Leche Materna

21

María Jesús Botella ha presentado este nuevo recurso ubicado en el Hospital Materno Infantil para dar a conocer esta iniciativa

El Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba cuenta desde este viernes con un nuevo servicio, el Banco de Leche Materna, dirigido a los recién nacidos prematuros, así como con diferentes patologías, en los que no es posible disponer de leche de la propia madre en cantidades suficientes para su correcta alimentación y desarrollo.

La delegada territorial de Salud y Familias en Córdoba, María Jesús Botella, ha presentado este nuevo recurso ubicado en el Hospital Materno Infantil para dar a conocer esta iniciativa que se suma a todas las acciones que desde el hospital se vienen poniendo en marcha para promover la lactancia materna, informa la Junta en un comunicado.

Durante su visita, Botella ha destacado la importancia del nuevo espacio “que sigue las recomendaciones de organismos internacionales como la OMS o Unicef, implicadas en el cuidado y alimentación de los niños, que establecen que la leche materna donada es la mejor alternativa”.

En esta línea, la responsable de la Unidad de Neonatología y Coordinadora del Banco de Leche Materna, María José Párraga, ha explicado que “los principales beneficiarios de los bancos de leche son los recién nacidos prematuros con peso al nacimiento inferior a 1.500 gramos, principalmente en sus primeros días de vida, en los que no se suele disponer de leche de la propia madre”. Concretamente, en el Hospital Reina Sofía nacen entre 60-70 prematuros menores de 1.500 gramos al año.

El Banco de Leche forma parte de la Unidad de Pediatría del hospital, concretamente está vinculado a la Unidad de Neonatos y se encuentra ubicado en el nivel -1 del Materno-Infantil, contiguo al Lactario. El equipo de profesionales se ha trabajado mucho en el aspecto estético y de confort, dando como resultado una infraestructura que invita a la tranquilidad, ya que cuenta con una sala de espera, una consulta para la recepción de donantes y una sala destinada a la conservación y procesamiento de la leche donada.

La directora gerente del hospital, Valle García, ha felicitado a todos los profesionales “por el trabajo desarrollado y por la apuesta que han realizado para que el hospital contara con este nuevo servicio que mejorará la calidad de vida de muchos pequeños”.

“Criterios rigurosos”

En esta línea, el director de la Unidad de Pediatría del hospital, Juan Luis Pérez, ha puesto en valor las ventajas de la leche materna y ha aclarado que “la leche humana donada es completamente segura, ya que se seleccionan las donantes con criterios rigurosos, y se pasteuriza y analiza la leche para garantizar su calidad”.

Además, María José Párraga ha recordado que “la leche humana se tolera mejor, protege a los recién nacidos de infecciones y problemas intestinales graves y mejora las posibilidades de recuperación, supervivencia y desarrollo”. En este sentido, ha agradecido la colaboración de todos los profesionales que “han participado y apostado por este proyecto, que se traduce en más oportunidades para nuestros pacientes pediátricos más vulnerables”

El hospital ha agradecido a la Fundación Bancaria La Caixa, a la Fundación Cajasol y a Medtronic su participación para que este proyecto sea una realidad, ya que ha sido un servicio “muy demando” por la comunidad sanitaria y en el que los profesionales del centro llevan tiempo trabajando.

Estudio de oferta y demanda

De hecho, antes de comenzar las obras del Banco de Leche, la doctora Katherine Flores, especialista en Tecnología de los alimentos e investigadora del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (Imibic) y del Centro de Investigación Biomédica en Red Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (Ciberobn), desarrolló un estudio en el que se valoró la viabilidad del mismo, a través de un estudio de oferta y demanda.

El Banco de Leche permite recoger leche de madres donantes para procesarla, almacenarla y dispensarla a los prematuros o lactantes, bajo prescripción facultativa. Es importante que las personas que están pensando en hacerse donante conozcan cuáles son los requisitos que deben cumplir.

Una vez que una madre decide ser donante, el personal sanitario realiza una entrevista y le solicita una analítica sanguínea para descartar enfermedades infecciosas potencialmente transmisibles a través de la leche. También reciben asesoramiento en técnicas de extracción de leche en el domicilio y su posterior transporte hasta el centro, entregándole todo el material necesario para ello. Cuando la leche llega al banco se mantendrá congelada hasta su procesamiento, realizándose un análisis microbiológico antes y después de la pasteurización, así como un análisis nutricional, para garantizar su calidad.

Requisitos de las donantes

Las donaciones de leche materna son anónimas y altruistas y es una práctica cada más común. Concretamente, el Banco de Leche ya cuenta con once donantes, dos de ellas Neonatólogas del propio centro. En términos generales, puede ser donante de leche cualquier mujer sana, con hábitos de vida saludables, que lacte satisfactoriamente a su bebé y que tenga más leche de la que su hijo consuma.

Por tanto, las madres donantes deben estar amamantando a su hijo satisfactoriamente; mantener un estilo de vida saludable; no consumir drogas, alcohol, tabaco u otros tóxicos; no ser portadora de infecciones (SIDA, hepatitis B o C, Chagas, sífilis); no haber recibido recientemente transfusiones de productos sanguíneos y no consumir medicamentos o productos de herbolario que puedan perjudicar a los receptores.

En este contexto, Katherine Flores ha destacado que “hay cuestiones que una posible donante suele plantearse, como por ejemplo cuándo es el mejor momento para donar o si hay que donar una cantidad mínima”.

En este sentido, “es importante aclarar que en general, el mejor momento para donar es cuando la lactancia de su hijo esté bien establecida, pasadas las primeras tres o cuatro semanas desde el parto”, ha dicho Flores, quien ha resaltado que “hay que dejar claro que su hijo no se quedará sin leche aunque la esté donando, ya que la extracción de leche para donarla aumentará su producción”. Por último, también es necesario aclarar que “las mamás podrán donar la cantidad de leche que deseen y durante el tiempo que decidan”.