El Hotel Museo Patria Chica certifica la permanencia en la Liga Iberdrola

El conjunto prieguense cumplió en casa venciendo al Narón y, con el tropiezo del Balaguer, logra matemáticamente quedarse en la máxima categoría del tenis de mesa nacional

permanencia en la Liga Iberdrola
Marija Galonja, Yolanda Enríquez y Melinda Ciurcui | Real Club Priego Tenis de Mesa

Siguiendo la estela triunfal del Cajasur, que el viernes revalidó su título de Liga, el Hotel Museo Patria Chica, también emblema del Real Club Priego Tenis de Mesa, ha conseguido prolongar el clima de euforia de la entidad al certificar la permanencia en la Liga Iberdrola.

Su cometido inicial era sacar adelante el partido ante el Narón y después esperar que el Balaguer, que ocupaba la segunda plaza de descenso, no hiciera pleno de victorias en los tres partidos que quedaban de la Superdivisión. Y ambas premisas se dieron en poco más de tres horas, por lo que el Priego de Córdoba podrá presumir un año más de tener a dos equipos en la máxima categoría del tenis de mesa nacional.

Contundente 4-0 para sellar la permanencia

Cronológicamente, llegaban buenas noticias desde Rivas. Y es que el equipo madrileño daba cuenta del Balaguer por 4-2. Por lo tanto, quedaba el paso principal y que consistía en ganar los dos puntos en litigio. Entonces, sí se podrían aplicar las otras cuentas.

Y esa determinación hizo que el compromiso ante el Narón no diera lugar a ningún tipo de dudas. La escuadra prieguense, con su tripleta titular, estuvo tan convincentes que sólo cedió un set en toda la contienda.

Para empezar, Marija Galonja se impuso a Meneses, quien ofrecía resistencia a la serbia en la primera y la tercera manga. Después, Yolanda Enríquez se repuso del 11-13 inicial para llevarse el resto de partido con contundencia. Y Melinda Ciurcui completó el ciclo de individuales con otro 3-0 sobre Claudia Canay.

Faltaba la sentencia del partido y de la temporada. Para ello, Galonja y Ciurcui debían superar a la pareja Cobelo-Meneses. Optaron por la vía rápida, ya sabían que el otro condicionante para la permanencia ya se había dado. De esta forma cerraron el curso, en el que en el muchos puntos volaron por poco. Es decir, que tal vez la tabla no refleje sus méritos, pero tiene la tranquilidad del deber cumplido. Porque las jugadoras del Hotel Museo Patria Chica dijeron “nos quedamos” en la elite del tenis de mesa español otra temporada.