El obispo deja en manos de las cofradías celebrar en septiembre las procesiones de Semana Santa suspendidas

En el Obispado de Córdoba están “abiertos a las distintas propuestas” para celebrar las procesiones de Semana Santa suspendidas

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ante la posibilidad que en su momento ofreció el Vaticano de trasladar a los días 14 y 15 de septiembre la celebración de las procesiones suspendidas de la ya pasada Semana Santa, ha determinado que “eso depende de las cofradías y hermandades de cada parroquia”.

Así lo ha dicho, en una entrevista concedida a Europa Press, señalando que “la piedad popular tiene su calendario propio, y lo pasado ya no vuelve”, pero “podemos pensar en otras celebraciones futuras”. Si bien, según ha aclarado, “eso depende de las cofradías y hermandades de cada parroquia”.

En cualquier caso, Demetrio Fernández ha recordado que su “tarea es servir al Pueblo de Dios”. Añade que, precisamente, “los sacerdotes estamos para eso”, de modo que, respecto a la posibilidad de celebrar en próximas fechas las procesiones propias de la Semana Santa, ha insistido en que en el Obispado están “abiertos a las distintas propuestas”.

Demetrio Fernández ha respondido así ahora, después de que el pasado 20 de marzo el Obispado acogiera “favorablemente” las directrices del Decreto de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos del Vaticano, y anunciase que iba a “estudiar el modo de aplicarlas” al “caso particular” de la Diócesis cordobesa, entre otras cuestiones, respecto al posible traslado a los días 14 y 15 de septiembre de las procesiones de Semana Santa, cuya suspensión se acordó unos días antes por el Obispado y el Ayuntamiento de Córdoba, siguiendo las indicaciones de las autoridades sanitarias, y tras pedir opinión a la Agrupación de Cofradías de Córdoba.

En el citado decreto del Vaticano se señalaba que “en el difícil tiempo que estamos viviendo a causa de la pandemia del covid-19, considerando el impedimento para celebrar la liturgia comunitariamente en la Iglesia, según lo indicado por los obispos para los territorios bajo su jurisdicción, han llegado a esta Congregación peticiones concernientes a las próximas fiestas pascuales. En este sentido, se ofrecen indicaciones generales y algunas sugerencias a los obispos”.

Una de dichas sugerencias se refería a “las expresiones de piedad popular y las procesiones, que enriquecen los días de la Semana Santa y del Triduo Pascual”, que, “a juicio del obispo diocesano, podrán ser trasladadas a otros días convenientes. Por ejemplo, el 14 y 15 de septiembre”.

Tales indicaciones fueron acogidas “favorablemente” por el Obispado de Córdoba, que iba a estudiar cómo aplicarlas en el “caso particular” de la Diócesis cordobesa, y así lo ha hecho ahora, habiendo determinado su titular, Demetrio Fernández, que “eso depende de las cofradías y hermandades de cada parroquia”, y añadiendo que en el Obispado están “abiertos a las distintas propuestas”.