El obispo preside la celebración del Miércoles de Ceniza en la Mezquita-Catedral

Demetrio Fernández afirma en este Miércoles de Ceniza que inicia la Cuaresma que “dejemos que Dios nos quiera y nos transforme“

El obispo preside la celebración del Miércoles de Ceniza en la Mezquita-Catedral| Foto: Rafa Alcaide

La Santa Iglesia Catedral ha acogido la celebración del Miércoles de Ceniza con una Eucaristía presidida por el obispo, Monseñor Demetrio Fernández, y concelebrada por el cabildo catedralicio, dando así comienzo a la Cuaresma.

En su homilía, el prelado ha recordado que “la Iglesia nos convoca a la conversión, a prepararnos a la fiesta de la Pascua y a considerar en primera persona la misericordia de Dios”. El tiempo de Cuaresma es “creer que nuestra vida puede cambiar” ya que “Dios siente celo por su pueblo y es Él el que nos convoca y nos introduce en este tiempo”.

Con el inicio de la misma, la Iglesia nos pone cuarenta días de preparación y nos ofrece otros 50 días tras la Pascua. En este sentido, el obispo ha instado a los fieles a convencerse que la vida cristiana es dejarse mirar y reconciliar por Dios: “Tenemos que contemplar que la misericordia de Dios no tiene fin, y por tanto, tu vida tiene arreglo”.

“Dejemos que Dios nos quiera y nos transforme“

“Contemplemos una vez más la misericordia de Dios. No nos cansemos, porque ella y el amor de Dios lo que nos puede cambiar y donde se apoya la vida cristiana”, ha asegurado el pastor de la diócesis. Al mismo tiempo, ha instado a los fieles a comenzar la Cuaresma con sentido penitencial, con Jesucristo en el centro y creciendo en las tres pautas de este tiempo litúrgico: oración, ayuno y limosna.

“Entremos en el tiempo de Cuaresma con este gesto de recibir la ceniza, un gesto de humildad auténtica y verdadera, que nos recuerda que no somos nada, es Dios el que se ha encaprichado con cada uno de nosotros, dejémosle que nos quiera y nos transforme”. Con estas palabras ha concluido el Obispo su homilía para imponer seguidamente a los fieles la ceniza en el templo principal de la Diócesis.

Celebración de Cáritas

Por otro lado, el delegado diocesano de Cáritas, Manuel Hinojosa Petit, ha visitado, como es tradicional, la Residencia Hogar de Mayores ‘San Pablo’ cuya capilla ha acogido una Eucaristía para los residentes en la misma en la que se les ha impuesto la ceniza.

Cáritas
El delegado diocesano de Cáritas, Manuel M. Hinojosa, impone la ceniza a mayores de la residencia San Pablo/CÁRITAS