El personal de ABB en Córdoba se encierra en la fábrica indefinidamente

Los empleados de ABB en la fábrica de Córdoba permanecen encerrados desde ayer en su todavía lugar de trabajo, donde esperan los avances en la negociación

Los trabajadores en Córdoba de ABB decidieron, mediante una votación en una asamblea en la mañana de ayer, encerrarse indefinidamente en la fábrica. Una acción que pone de manifiesto la situación actual en la que se encuentran las negociaciones entre los empleados y la empresa. Tras las conversaciones de los últimos días, ABB concedió el jueves rebajar los despidos de 59 a 51, lo que se ha topado con una negativa tajante del personal.

fábrica
CCOO

Y es que, encarando ya la recta final de las negociaciones no hay, según Raquel Ruiz, miembro del comité de empresa, “ningún tipo de acercamiento entre ABB y la parte social”.

Hasta ayer, ABB ha propuesto rebajar en 8 el número de personas despedidas, lo que dejaría la cifra total en 51. De ellos, Ruiz ha explicado que éstos les han sido planteados “sin decir exactamente cuántas personas van en cada centro”. Además, la empresa puso sobre la mesa un total de 16 traslados. Unas concesiones que dejan aún a los trabajadores “sin saber la viabilidad ni el futuro que tendría esta empresa en Córdoba”.

En lo referente a los transvases, “10 personas serían trasladadas de taller hacia Zaragoza”, ha declarado Ruiz. Un traslado que, sin embargo, encuentra otra dificultad. Y es que las condiciones en las ayudas en la mudanza que estos disfrutarían “no tiene nada que ver” con las propuestas en Abril. “Son muchísimo más bajas, y no aplican”, ha denunciado.

Por oro lado, 3 trabajadores serían trasladadas desde Galindo, y otras 3 personas, desde oficina. Estas últimas aterrizarían en el departamento Fest, comerciales de ABB “que estarían ubicados entre Madrid y Córdoba”.

Decisión improvisada, pero firme

Con todo, la intención de los empleados es permanecer en las instalaciones “hasta que haga falta”, según ha confirmado la miembro del comité. Una decisión en la que los propios trabajadores creen que, con el tiempo, contarán con el apoyo de la ciudadanía de Córdoba.

Y es que, tal y como ha lamentado Ruiz, “la empresa sigue sin darnos a la parte social ningún tipo de viabilidad de futuro”. Es por ello que la distancia entre personal y ABB es casi insalvable, ya que los empleados se plantan en que no haya despidos traumáticos.

En este sentido, “se pueden tomar muchísimas opciones sin tener despedir a nadie, y la empresa de momento no está cediendo a nada”.  De ahí que se haya tomado la decisión de encerrarse en la fábrica.

Una decisión desesperada ya en el tramo final de la negociación. De hecho, y tras meses de protestas, ha sido esta semana cuando las conversaciones han sufrido los mayores avances.

Paso adelante, sí, pero que no soluciona nada a un comité de empresa que no tiene vistas de aceptar propuestas que pasen por despidos traumáticos. “Hoy era el último día, y no nos iremos si no avanzan las cosas”, ha declarado Ruiz en referencia a la jornada de ayer.

Con todo, los trabajadores se han atrincherado ahora en ABB, dando paso a un nuevo episodio de una serie que no parece predecir un futuro esperanzador.