Emproacsa activa un simulacro de fuga de cloro en la ETAP de Iznájar

El ejercicio ha contado con la colaboración de Protección Civil, de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias, Consorcio Provincial de Bomberos, Policía Local de Rute y Guardia Civil

La Empresa Provincial de Aguas de Córdoba (Emproacsa) ha llevado a cabo en la Estación de Tratamiento de Agua Potable de Iznájar (ETAP) un simulacro de fuga de cloro, un ejercicio para el cual ha contado con la colaboración de Protección Civil, de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES), del Consorcio Provincial de Bomberos, de la Policía Local de Rute y del destacamento de la Guardia Civil en este municipio.

De igual modo, el organismo dependiente de la Diputación de Córdoba ha invitado a participar en esta intervención a la Policía Local de Cuevas de San Marcos ya que, aunque Emproacsa centra su marco de actuación en la provincia cordobesa, este municipio malagueño sería el más afectado ante la generación de una nube tóxica, lo que obliga a una colaboración interprovincial.

Con objeto de contemplar las circunstancias más desfavorables, el ejercicio se ha desarrollado en el bombeo del manantial de La Hoz, instalación situada a 14 kilómetros de la planta potabilizadora. Se simuló un accidente por escape de cloro en la sala de cloración, y, automáticamente, se activó una cortina de agua para apantallar la sala y se mandó un mensaje al móvil al trabajador situado en La Hoz.

A continuación, dicho trabajador avisó el 112 y auxilió a su llegada al compañero accidentado, después de protegerse personalmente a sí mismo con la utilización de un equipo de respiración autónomo y un traje NBQ. Dos unidades de soporte avanzado prestaron asistencia médica mientras que los bomberos del Parque de Lucena ayudaron a su llegada para solventar la nube tóxica, creando una segunda pantalla de agua y apoyando al trabajador de Emproacsa encargado de la reparación.

El presidente de Emproacsa, Salvador Blanco, ha señalado que “estos ejercicios contribuyen a entrenar a todos los integrantes de este Plan de Emergencias para saber afrontar con garantías un riesgo químico de esta potencial envergadura. Además, ayudan a sensibilizar a la ciudadanía sobre la idoneidad de contar con unas medidas preventivas eficaces”.