Entrevista a Inmaculada Salcedo sobre la evolución del coronavirus: “Incumplir las normas pasará factura si no se tiene cuidado”

Inmaculada Salcedo, jefa del Servicio de Medicina Preventiva y Salud Pública del Hospital Reina Sofía, es también la portavoz del grupo de seguimiento del coronavirus en Andalucía. Asegura que la situación de Córdoba es “buena” aunque “hemos de tener máxima prudencia”

Apenas quedan personas hospitalizadas en Córdoba que hayan dado positivo por la pandemia en las pruebas PCR. Es la más fiable hasta el momento para saber si una persona está contagiada. Una situación que refleja que la infección está controlada en nuestra provincia. Pero Inmaculada Salcedo, la jefa de Servicio de Medicina Preventiva y Salud Pública en el Hospital Universitario Reina Sofía, advierte en una entrevista exclusiva a Ahora Córdoba sobre la evolución del coronavirus. “Eso no indica que no estemos muy atentos y pendientes de lo que pueda suceder”. 

Y es que “de la misma manera que la población se comportó durante el confinamiento de una manera ejemplar, ahora con las ganas de adaptar una vida normal observamos grupos de personas que no cumplen normas, que no se ponen mascarillas cuando están a menos de metro y medio, ni vemos higiene de manos con la periodicidad que nos gustaría”.

Son actitudes, las mencionadas con anterioridad, de obligado cumplimiento y que pasarán factura si la población no es prudente y sensata a la hora de aplicar las medidas a las que nos instan las autoridades sanitarias para seguir conteniendo al virus mientras se da con la vacuna.

Equilibrio sanitario y económico

Lo dice una profesional como Inmaculada Salcedo. A finales de enero fue nombrada por la Junta de Andalucía portavoz del grupo de seguimiento del coronavirus en Andalucía. Una voz más que autorizada para recordar que además, no hay evidencias científicas sobre la incidencia de las altas temperaturas contra el COVID-19.

Sin embargo, sí es consciente de que ante la crisis económica y social que atravesamos, hay que “buscar ese equilibrio con la sanitaria”. Porque las familias que no tienen para comer son susceptibles a problemas”, ya que la economía que va mal “genera más problemas y dificultades”.

Porque hay que insistir en que la pandemia está controlada – que no vencida -. El virus sigue siendo igual de contagioso que hace tres meses, cuando se desató su letalidad máxima. Por eso, ante todo, responsabilidad.