Paco Bustos: “El balonmano cordobés goza de buena salud, pero nos hace falta un poco de ayuda”

El entrenador cordobés se hizo cargo el pasado verano del banquillo del Ángel Ximénez AVIA de Puente Genil, el único equipo masculino de Andalucía en la ASOBAL. Paco Bustos analiza en Ahora Córdoba la actualidad del balonmano cuando se cumple media temporada de su llegada al banquillo del Miguel Salas

El balonmano vive su particular mes anual de gran repercusión mediática. Un deporte de contacto dinámico, divertido, y contagioso que cuenta con muchos enamorados. Y que está cargado de valores indispensables para nuestra sociedad. En Córdoba y provincia siempre ha sido una disciplina deportiva importante y con peso entre sus practicantes y aficionados. Y tiene en Puente Genil al único club andaluz que cuenta con su primer equipo en la máxima categoría masculina de este deporte: el Ángel Ximénez AVIA Puente Genil. Desde esta temporada lo dirige el cordobés Paco Bustos.

Tras retirarse de las pistas, inició su carrera como entrenador en las categorías base de La Salle. Después compaginó la cantera lasaliana con el banquillo del Adesal. Y tras disfrutar al máximo de su estancia en el conjunto de La Fuensanta, recibió sin esperarlo la llamada del club pontanés. “Un caramelito al que no se le puede decir que no”, asegura en una entrevista a Ahora Córdoba, donde “transmito lo que yo entiendo del balonmano”. Su carácter, y la prioridad de la importancia del colectivo son la base para luchar cada partido. Que para Bustos, que ha vestido como jugador la camiseta de Antequera, Barcelona, Gáldar, o Palma del Río, es que “si voy ganando de uno tengo que ganar de dos y si voy perdiendo de dos, he de ir perdiendo por un gol”.

“Creo que deberíamos tener algún equipo andaluz más en ASOBAL”

En estos momentos, el Ángel Ximénez AVIA de Puente Genil está de minipretemporada. Los retos que le depara el 2020 son, para empezar, la cuarta ronda de Copa del Rey que le enfrentará al Granollers. Y a partir de febrero, la segunda vuelta de la ASOBAL. En ella tratará de certificar el objetivo de la temporada: la salvación. Aunque hablando de sus primeros seis meses al frente del banquillo del Miguel Salas, asegura que “estar fuera del descenso y en la última ronda clasificatoria a la Final8 de la Copa del Rey era el objetivo”. Un logro gestado desde la “ilusión, las ganas de trabajar, la seguridad en el trabajo del cuerpo técnico y el club, la paciencia de esperar nuestro momento, y la pizquita de suerte de conseguir nuestro objetivo en los partidos de nuestra liga”.

Como buen amante del balonmano, Paco Bustos ha aprovechado estas semanas para ver muchos partidos en televisión o a la carta. Por ejemplo, los de las selecciones andaluzas en el Campeonato de España de Selecciones Territoriales (CESA) 2020. Donde ha dado un buen rendimiento en líneas generales y colgándose, en algunas categorías, algún metal. Sin embargo, el técnico del Ángel Ximénez AVIA Puente Genil lamenta de la misma forma que pone en valor que su club sea el único andaluz en la élite de este deporte que estén solos. “Creo que deberíamos tener algún equipo más en ASOBAL porque en División de Honor Plata estamos bien representados”, considera. Ya que “creo que como se trabaja el balonmano en Andalucía y la cantera espero que dé sus frutos tanto en lo deportivo como en lo económico”.

Paco Bustos
Paco Bustos, entrenador del Ángel Ximénez AVIA Puente Genil de balonmano, en el plató de Ondamezquita TV. | PABLO MANSILLA

Las opciones de ascenso del Adesal Córdoba

Un detalle, el de lo económico, en el que desde su visión, aporta su opinión a título provincial. Porque “hay mimbres, jugadores, y gente que trabaja por el balonmano” y “lo que falta es un poco más de apoyo económico”. Aunque lo manifiesta de una manera muy clara en Ahora Córdoba. “Siempre echamos la vista a las instituciones pero no tiene por qué ser las que pongan el dinero”. Cree que si algún patrocinador privado apuesta por el balonmano en capital y provincia sería bueno para el deporte. Pero “creo que a veces se vive un poco de los enamorados y eso es bueno porque sobrevive”. Aunque no niega la mayor. “Hace falta un poco de ayuda”.

Más si cabe teniendo en cuenta, según Bustos, “la buena salud del balonmano cordobés a nivel de cantera”. En la tercera categoría, de los años gloriosos del Aguilar al momento actual de un Pozoblanco resucitado con recursos en forma de talento. En División de Honor Plata, el ARS Palma del Río si desciende “resurgirá de sus cenizas” porque “ha sobrevivido a todo”. Asimismo, “Cajasur Córdoba no tiene que demostrar nada a nivel de cantera y por fin está donde tiene que estar su primer equipo”. Como consejo, transmite que “si se le da tiempo y se asienta, es un equipo que estando en la capital, puede estar en un tiempo en ASOBAL”. Y encima están apostando por el femenino.

Un balonmano, el de las chicas, que conoce a las mil maravillas tras su bonita etapa en Adesal. Un equipo, el de las chicas de la Fuensanta, en plena lucha por disputar la fase de ascenso a División de Honor femenina. Paco Bustos cree que tienen sus opciones de meterse en el playoff sin ocultar que “los partidos ante los gallitos de su grupo los van a jugar fuera de casa”. No obstante, confía en el buen vestuario que se ha configurado y en Rafael Moreno para que consigan el ascenso. Un hito que “si lo logran, que sea para que haya cada vez más apoyo al balonmano femenino en Córdoba”.