EQUO llama a la movilización feminista y anima a secundar la huelga de 24 horas

EQUO ha realizado una llamada generalizada a la movilización feminista para este viernes, 8 de marzo, invitando a las mujeres a secundar la huelga de 24 horas –convocada con todo el amparo legal necesario- para que se visibilice claramente todo lo que éstas aportan en el día a día y que, tal y como dice el lema, “si nosotras paramos, el mundo se para”.

Ana María Carnero, coportavoz de EQUO en Córdoba anima a las mujeres cordobesas a asistir a la concentración festiva que tendrá lugar en los Jardines de la Agricultura (Los Patos) a partir de las 14 horas del día 8 de marzo y a que hombres y mujeres participen activamente en la manifestación que partirá a las 18:30 horas de la Plaza de las Tres Culturas. Asimismo invita a asistir a las actividades previstas el próximo fin de semana dentro del Enmujecer Fest y demás actos organizados en diversos municipios de la provincia en los que “debemos hacer oir nuestra voz exigiendo la igualdad efectiva, especialmente en estos momentos en que algunos representantes públicos se atreven a cuestionar la existencia de las violencias machistas, y pretenden una caza de brujas contra quienes las combaten en su día a día”.

Considera que en Andalucía es especialmente necesaria esta movilización, tras el cuestionamiento por parte de algunos representantes públicos de las violencias machistas.

“Este 8 de marzo volveremos a decir claro que no estamos dispuestas a que se dé ni un paso atrás en la prevención integral de la lucha contra la violencia de género”, ha señalado la coportavoz de EQUO Andalucía, Isabel Brito, que ha animado a las mujeres andaluzas a echarse a la calle, entre otras cosas, “porque tenemos que acabar con la brecha salarial, en Andalucía de las mayores de España -en algunas provincias la diferencia de sueldo entre hombres y mujeres asciende a 6.000 euros-, y visibilizar los trabajos de cuidados, tradicionalmente realizados por mujeres en condiciones de extrema vulnerabilidad”.

Frente a ello, desde la formación reclaman “auténticas políticas públicas de compromiso con la igualdad, que pasen por la plena financiación de la dependencia o lo universalización de la educación pública de 0 a 3 años”.

“Mientras no hayamos conseguido la efectiva igualdad entre hombres y mujeres en reparto de las tareas productivas y reproductivas, mientras haya mujeres víctimas de la violencia machista, mientras las mujeres no se sientan igual de seguras que los hombres en las calles de nuestros pueblos y ciudades, la lucha feminista seguirá siendo necesaria”, ha señalado por su parte el también coportavoz andaluz, Esteban de Manuel. “Pero es que además, el mensaje del feminismo de poner la vida en el centro es vital hoy para la propia supervivencia de una humanidad que camina hacia el abismo impulsada por un capitalismo depredador que está dispuesto a sacrificarlo todo en aras de las ganancias de un pequeño grupo de hombres de negocios. La movilización y el liderazgo de las mujeres más jóvenes en la lucha contra el cambio climáticos son hoy nuestra mayor fuente de esperanza”, ha concluido.

Huelga con cuatro ejes

La huelga feminista de este 8 de marzo tiene cuatro ejes que desde la Red EQUO Mujeres animan a secundar, señalando que este viernes las mujeres deben parar de “cuidar” para mostrar su rechazo a “este sistema capitalista basado en la apropiación del trabajo de cuidados de las mujeres. Sin este trabajo invisibilizado y minusvalorado el sistema económico colapsaría. Los trabajos reproductivos y domésticos mueven el mundo. Reclamamos un nuevo modelo económico y social que gire en torno a otros valores y que ponga la vida en el centro”; al tiempo que pararán de “consumir”, porque “como ecofeministas nos negamos a consumir y contribuir en el mantenimiento de la rueda del capitalismo que hace del beneficio y del crecimiento infinito su principal objetivo”.

La Red EQUO Mujeres se sumará igualmente a la huelga educativa, “porque el sistema educativo actual sigue reproduciendo valores machistas y racistas” y a la laboral, “porque las mujeres no podemos seguir soportando por más tiempo los trabajos más precarios, temporales, mal pagados, en la economía sumergida, que no aportan prestigio social”, o porque “incluso cuando trabajamos en entornos privilegiados el techo de cristal prioriza a los hombres en el acceso a los espacios de poder”.