Piden cárcel para un varón acusado de estafar a su expareja usando sus datos bancarios

Está acusado de un delito de estafa supuestamente cometido sobre su expareja al utilizar sus datos bancarios, “sin su consentimiento”

estafa

El Ministerio Público ha pedido una pena de dos años y ocho meses de cárcel y una multa de 3.240 euros para un hombre de 34 años acusado de un delito de estafa. Supuestamente el delito de estafa fue cometido sobre su expareja al utilizar sus datos bancarios, “sin su consentimiento”, para comprar un móvil de más de 500 euros. El juicio se prevé celebrar el día 4 de julio en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial.

 

El procesado mantuvo una relación sentimental con una mujer, quien compró un teléfono móvil y contrató con una entidad, si bien era él el que disfrutaba del mismo.

La pareja rompió su relación en el mismo verano que se conocieron, en 2013. La mujer presuntamente quedó con él en que ella seguiría soportando el cargo de la factura de esa línea de teléfono en la cuenta bancaria de su titularidad, a cambio de que él le fuese abonando los respectivos importes.

Por ello, el acusado tenía “perfecto conocimiento de todos los datos” de ella. Aprovechando tal circunstancia, en febrero de 2014, “guiado por el ánimo de enriquecimiento ilícito ajeno y sin consentimiento ni conocimiento de su expareja”, renovó el contrato de la citada línea con los datos de ella y lo cargó a su cuenta. Un total de 542,11 euros, después de renovar también el teléfono, “con el consiguiente perjuicio para ella”.

El citado teléfono lo recibió ella en su casa a nombre del procesado. Desconociendo el paquete que le había llegado lo avisó y lo recogió. Así, al mes siguiente le llegó a ella la factura del mes anterior que incluía la mencionada contratación. Llamó a la compañía para comprobar y posteriormente denunció ante la Policía Nacional.

Contrató dos nuevas líneas de teléfono

Igualmente, el acusado, en febrero de 2014, con los datos de su expareja y “guiado por igual ánimo”, supuestamente contrató dos nuevas líneas de teléfono. Éstas no llevaron recargo alguno en la cuenta de titularidad de ella, al haber sido dadas de baja inmediatamente por la mujer al percatarse.

Asimismo, las cantidades que ella tuvo que abonar por la renovación hecha por el procesado de la línea y compra del teléfono, así como las cantidades que derivaron del uso de dicha línea de teléfono en los siguientes meses hasta agosto de 2015, no han sido al día de hoy satisfechas por el acusado, de manera que ella reclama.

Cabe destacar que el hombre cuenta con numerosos antecedentes. Una condena por abandono de destino militar, un delito de hurto y cinco condenas por conducir sin permiso de circulación, aunque todos ellos no son computables a efectos de reincidencia en este caso.